El divorcio cantado entre Passarella y Cappa por fin se consumó. El Káiser ya no aguantó más al técnico y lo echó en vísperas del superclásico. Si bien es cierto que el presidente del Millo se deshizo de un problema, también lo es que le surgen otros tantos.

Mientras Juan José López será el interino contra Boca, Passarella está urgido de encontrar a un hombre capaz de alejar a River de las desgracias. Su mirada la tiene puesta en Tolo Gallego, de quien se ha rumorado constantemente regresaría a Núñez.

Sin embargo, para que pueda llevarse a cabo ese objetivo, el Káiser tendrá que dirimir diferencias personales con Gallego. Aunado a este detalle, agregar que gente allegada al Tolo ha dicho que el técnico duda en aceptar una oferta debido a que considera no es el momento idóneo.

Las prisas en las decisiones de Passarella no cayeron del todo bien en la comisión directiva. Una vez corrido Cappa, le pidieron tranquilidad al presidente y de igual forma se pronunciaron por la búsqueda de Marcelo Bielsa.

Aferrado como es, el Káiser intentará hasta la última gota por la contratación de Gallego. Pero, dadas las presiones internas, no desestima charlar lo más pronto posible con el Loco, a quien le guarda sana distancia debido a su condición actual con el seleccionado chileno.

Lee también   Trezeguet, inspiración, gol e ilusión millonaria