En el Estadio Monumental, River y Boca tendrían un cruce más en su larga historia, esta vez, por la ida de las semifinales de la Copa Libertadores.

Foto vía Twitter @Libertadores

Con goles de Rafael Santos Borré e Ignacio Fernández, el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo terminó de humillar al Xeneize, pues durante todo el encuentro fue muy superior.

En los primeros minutos, ambos conjuntos prometían un gran encuentro, pues la intensidad con la que salieron indicaba un partido de idas y vueltas a cada instante.

Sin embargo, las cosas cambiaron a los 7 minutos cuando luego de revisar una jugada en el área en el VAR, el árbitro terminó por pitar un penal a favor de River que cobraría de buena manera el colombiano para marcar el punto de inflexión en el partido.

A partir del gol, la «banda» comenzó a jugar mucho mejor que su eterno rival, que se fue desdibujando poco a poco del encuentro, pues su planteo táctico fue fácilmente descifrado por Gallardo.

Boca salió a la cancha con Ramón Ábila como delantero para enviarle balones aéreos, que los peleara y tratara de ganarlos para así tocar con los externos y crear jugadas, pero esto no le resultó.

River aprovechó que al Xeneize no le estaba funcionando su parado táctico para adueñarse del balón para empezar a tener la posesión de la pelota y borrar a su rival del campo.

No obstante, los locales no supieron finalizar bien las jugadas sino hasta faltar 20 minutos del segundo tiempo, cuando en una jugada de ataque, tocaron la pelota alrededor del área de Boca.

Un pase en profundidad y un centro hacia el centro del área terminó con el gol de Fernández para colocar el 2-0 definitivo.

Lee también   Presidente de Conmebol quiere hacer cambios a la Copa Libertadores

La vuelta se jugará en 21 días, es decir, el 22 de este mes pero en la Bombonera, cuando Boca buscará de hacer al menos dos goles para enviar la serie a penales.