¿Se imaginan jugar el típico partido de un Domingo por la mañana al lado de una estrella de talla mundial? Así les sucedió a los jugadores del Storm Rafina, un equipo amateur en Grecia.

El partido local entre el Storm Rafina ante el AO Mykonos, disputado en la ciudad costera de Rafina, tuvo un espectador de lujo; nada más y nada menos que el francés, retirado de manera no oficial, Robert Pires. El exjugador del Arsenal y Villarreal se encontraba de vacaciones en Grecia y decidió ir a ver dicho partido para distraerse. Al mediotiempo, los locales iban perdiendo por 2 a 1 y, sabiendo de la presencia de Pires en la grada, decidieron pedirle ayuda a D’Artagnan.

Increíblemente, Pires aceptó, se vistió y entró al terreno de juego como un jugador más del Storm Rafina. Su ingreso fue clave ya que anotó el empate y asistió en el tercer y definitivo gol que le dio la victoria a los locales.

Pires tiene 39 años y su última participación profesional fue con el Aston Villa en la temporada 2010-2011.

Lee también   Croacia se complica sola