El 15 de noviembre del año pasado, Ronda Rousey terminó noqueada por primera vez en su carrera; su primer descalabro en 4 años de trayectoria como profesional en las artes marciales mixtas, fue propinado por Holly Holm, quien ese día se proclamó como campeona de su división en la UFC.

La primera derrota tuvo un eco en Ronda que pocos imaginaron; en entrevista con Ellen DeGeneres, confesó “Pensé en quitarme la vida“.

Ronda, se mostró notablemente sensible en en el programa de televisión hasta el punto de llorar durante la entrevista.

¿Quién pensaría que una mujer con la actitud, fiereza y determinación que mostró en todos sus combates en la UFC iba a caer en una depresión que la mandó hasta una esquina de la habitación en la que se recuperaba después de enfrentar su primer derrota como profesional y no está demás decir que fue lapidaria la forma en que fue vencida; un knock out fulminante.

Ronda, regresó a los entrenamientos como preparación para su retornó al hexágono de la UFC una vez transcurridos los 3 o 6 meses de suspensión médica pero al parecer tomará el periodo más corto para buscar nuevamente ser la campeona de peso gallo de UFC.

Lee también   Luchadores de la UFC adelantaron su pelea en rueda de prensa