El técnico del Chelsea, Maurizio Sarri, explicó, en la rueda de prensa después de la final por la Carabao Cup, la escena que tuvo con su portero titular, Kepa Arrizabalaga, en la que el entrenador buscó cambiarlo y ante la negativa del arquero, el italiano explotó, molesto por la desobediencia de su jugador.

En el encuentro, que terminó por ganar el Manchester City en penales, Kepa pidió ayuda del parte médico al sentir molestias en lo que su entrenador pensó que el español estaba lesionado e intentó cambiarlo.

Sin embargo, Kepa, ex Athletic de Bilbao, se negó a salir del campo, produciendo una gran molestia en Sarri. El técnico italiano incluso estuvo cerca de abandonar el terreno del campo.

“Ha sido un gran malentendido, entendí que tenía una lesión, me di cuenta unos minutos después de que podía jugar. Quería meter a (Willy) Caballero en el campo porque pensaba que Kepa no estaba en condiciones y él solo quería decirme que podía jugar”, explicó el entrenador.

Además, el italiano, argumentó que el problema ocurrió porque el arquero se expresó mal.  “Kepa estaba en lo cierto, pero creo que lo expresó de mala manera. Lo supe (que estaba para jugar) cuando me lo dijo el doctor después”, afirmó.

A pesar de la explicación del técnico, la situación, bastante comentada en todo el mundo, dejó bastante mal parado a Sarri, que vive momentos difíciles al estar ligado a numerosos rumores sobre una posible destitución al final de temporada.

La escena producida en el juego aumentó los informes de la prensa que informan que el italiano perdió hace tiempo el dominio de la plantilla.

Lee también   Arévalo podría irse al Botafogo