Unknown

Ante la polémica generada por el precio de traspaso de Neymar al Fútbol Club Barcelona en 2013, la justicia de España reveló lo que en realidad costó el pase del brasileño al club blaugrana.

En 2013 y ante los cuestionamientos sobre el costo del jugador sudamericano, el expresidente Sandro Rosell había declarado que el club pagó 57.1 millones de euros. Luego, tras la extraña renuncia de Rosell, el nuevo presidente Josep María Bartomeu declaró que el costo de Neymar había sido de 86.2 millones de euros, pero, tras una larga investigación por evasión de impuestos, se esclarecieron los hechos y se dictaminó que el valor real del traspaso fue de 94.8 millones de euros, cifra bastante superior a las declaradas por Rosell y Bartomeu.

El fiscal encargado del caso, José Perals, anexó al juez de la causa un documento con todos los valores del fichaje de Neymar, entre los que se incluían los 12 millones de euros en impuestos que el Barcelona no pagó.

Como conclusión personal y desde mi perspectiva, me da vergüenza y entristece la situación actual del futbol en la que el negocio es lo primordial, en la que se pagan cantidades inimaginables a la vista por un jugador que, si bien no tiene la culpa, se ha convertido en un producto de la mercadotecnia y en el que el balón se ha eclipsado con billetes.

¿Qué sanción deberán recibir los involucrados?

¿Qué tanto ha dañado el negocio al futbol?

¿Que opinan sobre la inflación del mercado de jugadores? ¿Se paga lo justo?

Lee también   Finales empañadas