La fiesta está a la vuelta de la esquina y nadie quiere que nada salga mal por cualquier detalle. Brasil ha probado y ajustado sus medidas de seguridad para la próxima Copa Confederaciones en la que participará México.

Cerca de un centenar de militares de la Marina de Brasil participaron en un simulacro de operaciones de seguridad con miras al evento deportivo que inicia el 15 de junio, además de la visita del Papa Francisco en julio. Osmar da Cunha Penha, comandante del Primer Batallón de Infantería de Fusileros Navales, señaló que entre 2,000 y 2,500 elementos participarán en este operativo durante los próximos dos meses en los que se espera una multitud de gente visitando Brasil.

Lee también   "Es más difícil la B argentina que el Calcio": Trezeguet