La selección de Samoa Americana, célebre por haber sufrido la mayor derrota en la historia del fútbol internacional, tendrá su propia película, titulada “Next Goal Wins”. 

Perder un partido es algo frustrante, pero hacerlo por un marcador de 31 goles a 0 es algo que no cualquiera podría soportar. Los jugadores samoamericanos, tras haber sufrido semejante humillación ante Australia en 2001, han sabido sobreponerse al duro golpe y ahora serán protagonistas de un documental que ya fue estrenado en Estados Unidos.

Kristian Brodie, Mike Brett y Steve Jamison, documentalistas británicos, decidieron retratar el avance que ha tenido el equipo, diez años después de aquél partido que entró a los récords históricos. El filme, presentado primero en festivales, ha recibido muy buenas críticas alrededor del mundo.

Al respecto, Brodie señala: “Todos en el mundo del fútbol están familiarizados con Samoa Americana debido a esa derrota y creo que desató algo en todos nosotros que había algo detrás del resultado que decía algo sobre el espíritu del juego. Si eres un equipo que pierde todo el tiempo –y eso es lo que era Samoa Americana– que todavía sigas jugando dice algo sobre tu espíritu”.

La película, realizada en 2011, narra la preparación de la selección en su intento por clasificar al Mundial de Brasil, al tiempo que se encontraba en el fondo del Ranking de la FIFA. Para cumplir su objetivo, contrataron al holandés Thomas Rongen, ex jugador del Ajax en 1970 y ex compañero de Johan Cruyff y George Best en Los Angeles Aztecs.

Haber aceptado el puesto no fue algo fácil para el técnico: “La primera reacción de mi esposa fue, ‘¿Estás loco?’ Todo el mundo busca oportunidades y desafíos, me encanta viajar y las nuevas oportunidades y esta era única. Estaban en el último lugar, así que sentí que no podía ser peor”, dice el entrenador, que tuvo fricciones con la Federación samoana a causa de su actitud.

Uno de los argumentos centrales dentro del documental es la historia de Jaiyah Saelua, primera futbolista transgénero en una selección nacional, que forma parte de los “fa’afafine”, alguien que nace como hombre pero que es criado como mujer al tener rasgos de ambos sexos, consderado un tercer género para la cultura de Samoa.

Lee también   Recomendación #8: "Zidane: Un Retrato del Siglo 21"

Jaiyah señala al respecto: “Los “fa’afafine” han estado presente desde antes de que llegaran los misioneros. Está tan profundamente arraigado en los cimientos de nuestra cultura mostrar respeto y eso incluye el respeto a las personas transexuales. (…) Muchos de nosotros crecimos sin conocer la discriminación y la adversidad así que es fácil para nosotros vivir nuestras vidas a nuestro máximo potencial”.

Sobre el tema, Rongen y los realizadores consideran que lo mostrado en el documental puede ayudar a generar un cambio, aunque sea pequeño, en la aceptación de diferentes sexualidades en el fútbol, un tema que es considerado todavía un tabú dentro de las canchas.

Respecto a lo futbolístico, la misma Saelua se muestra orgullosa de formar parte de la selección de Samoa: “Sabía que éramos uno de los peores equipos del mundo pero todavía quería representar a Samoa Americana”, dice el defensa Jaiyah Saelua. Llevar a 65.000 personas en tus hombros y jugarte la vida, no importa lo malo que seas o la falta de habilidades. Es un honor representar a tu país”.

La ilusión por jugar una Copa del Mundo terminó pronto para los samoamericanos, al no lograr el pase a la Copa de las Naciones de la OFC en 2012, pero la participación en la fase previa les trajo su mayor satisfacción hasta ahora, al lograr la primera victoria en competiciones oficiales, tras derrotar 2-1 a Tonga el 22 de noviembre de 2011.

Haber conseguido tal logro ha ayudado a transformar la mentalidad derrotista de la selección de Samoa. Para dimensionar el tamaño del triunfo, quedan las palabras que Nicky Salupu, actual portero del equipo y único sobreviviente del 11 inicial en la derrota ante Australia, le dijo a su entrenador al término del encuentro: “Al acabar el partido nuestro portero me miró a los ojos y me dijo, llorando: Ahora puedo decirle a mis hijos que soy un ganador”.

Con información de BBC Mundo.