En el Real Madrid la defensa suele componerse por Sergio Ramos y tres futbolistas más. A veces lo acompaña Pepe, otras Varane y los laterales son de Arbeloa, Carvajal, Marcelo y Coentrao, pero eso da igual.

Desde que llegó al club, él es parte fundamental de la zaga jugando como defensor central o como lateral. Sin embargo, eso se acabará pronto y es que se irá del club tan pronto como termine su contrato.

El contrato del versátil zaguero se acaba el 30 de junio de 2017 y se supone que aún habría posibilidades de que lo renueve; sin embargo, él ha rechazado la oferta del club para hacerlo porque no satisface sus deseos económicos.

Hoy tiene 28 años y pasa por uno de los mejores momentos de su carrera, siendo fundamental tanto en el Real Madrid como en la selección española, identificándose totalmente con ambas entidades y aceptando su papel como referente del recambio generacional que vive el equipo de Vicente del Bosque.

Tanta es su identidad blanca, que no han surgido rumores que hablen de su salida a otro club y es que como lo han mencionado medios españoles, no le interesa irse del equipo mientras tenga contrato vigente, cosa que podría cambiar cuando tenga 31 años cumplidos y el vínculo con su equipo haya terminado.

Hoy por hoy es la única manera en que se puede ir del Real Madrid, toda vez que quien quisiera ficharlo tendría que pagar 45 millones de euros, su precio de acuerdo con el portal Transfermarkt, mismos que ni siquiera un club con altas posibilidades económicas podría darse el lujo de pagar.

Lee también   Les dan Cordone por Caniggia.