Los clubes de la liga italiana de futbol reafirmaron su posición “por unanimidad”, haciendo cada vez más probable que se cumpla la amenaza de huelga de futbolistas, convocada para la 16ª jornada (11 y 12 de diciembre).

El Calcio intenta evitar este parón al negociar entre jugadore, patrones de los clubes y la Liga de futbol profesional, pero la situación parece lejos del acuerdo.

Dos puntos marcan principalmente las diferencias entre el Sindicato de Jugadores (AIC) y la Liga. Los jugadores rechazan entrenarse por separado cuando su club no les quiera y se oponen a las disposiciones para saldar el último año de contrato cuando un equipo desee desprenderse de ellos.

Según esta disposición, un jugador en su último año de contrato estaría obligado a aceptar su traspaso o ver reducido su salario de ese año en un 50%.

[AFP]

Lee también   Valedores: Capítulo 1