En su tónica habitual, es decir sufrir por el descenso y rescatar puntitos rascando debajo de las piedras, Ajaccio consigue un empate a ceros que le sabe a gloria dada su condición de visitante, así como por el aporte que tuvo Guillermo Ochoa bajo los palos para obtenerlo. Una vez más el arquero mexicano se mostró como la figura de su equipo.

Con dos soberbias atajadas en el primer tiempo, así como otra extraordinaria en la parte complementaria, Paco Memo impidió que tres acciones de peligro hicieran daño a su arco. Gracias a sus guantes, Ajaccio pudo llegar a tres unidades en el torneo, producto de tres empates consecutivos.

Lee también   Valedores vs Toluca