El fútbol marca épocas memorables en la vida de las personas, más si en esa vida, este deporte ha estado involucrado de manera directa. Algunos recuerdan a Stiliyan Petrov por su gran pegada en los tiros libres, otros porque su nombre ya sonaba en el mundo antes de un tal Dimitar Berbatov. La mayoría lo conoció por la desgracia, por el fatídico destino que una enfermedad le propinó, así como lo ha hecho con otras personalidades del ámbito futbolístico como Éric Abidal y Fabrice Muamba.

Su incansable lucha contra la leucemia aguda lo ha apartado del fútbol de manera permanente. Ha sido su decisión; una decisión necesaria para afrontar una lucha aún mayor.

Stiliyan Petrov, jugador búlgaro de 33 años, anunció su retiro del fútbol profesional con esta emotiva carta:

«Nunca he sido una persona que de grandes declaraciones. Siempre he estado concentrado en mi trabajo, mientras permanezco agradecido por tener grandes compañeros de equipo, grandes personas que me rodean y, sobre todo, una fantástica familia. Ellos han sido fuertes pilares de apoyo cuando los he necesitado en la mayor parte de los últimos años. A mi esposa, Paulina, y a mis hijos, Kristiyan y Stiliyan, los amo con todo mi corazón y siempre lo haré, por todo su apoyo y cariño constante. También a mi padre y madre, mi hermano, la mamá de Paulinay toda esa gente que ha estado cerca mío durante este tiempo – ustedes saben quienes son y los quiero a todos. Cada día le agradezco a Dios por darme la oportunidad de seguir al lado de mi familia.

El fútbol ha sido el otro gran amor en mi vida, y es por eso que con el corazón duro estoy anunciando mi retiro de las canchas. Las emociones son apabullantes realmente, pero el continuo apoyo de familiares, amigos y gente increíble que he conocido hará más fácil el cambiar a un estilo de vida que no conozco.

El estar preparado para afrontar nuevos retos hará de este proceso más sencillo. Desde que me diagnosticaron Leucemia aguda en Marzo del 2012, he entendido y apreciado la manera en que esta enfermedad impacta en la vida de tantas personas. Puedo ayudar y quiero ayudar y, estableciendo una fundación que ayude a llevar las consecuencias que esta enfermedad genera en la gente, espero hacer marcar una diferencia. Éste será mi nuevo reto, mismo que afrontaré con todo el entusiasmo, energía y enfoque que he utilizado en cada otra batalla que he librado.

Recuerdo cuando era un jugador joven en el CSKA Sofia y la buena vida era todo lo que me interesaba. El Celtic vino por mi y me mudé a Glasgow, a otro país, a un nuevo mundo. No hablaba el idioma y pensé que nunca lo haría. No conocía a nadie.

Afortunadamente, conocí a personas que ayudaron a darle un giro a mi vida. Conocí grandes compañeros de equipo que me enseñaron la manera apropiada, la manera en como debía de comportarme si quería llegar a ser un profesional serio y competir a un alto nivel. Estoy agradecido enormemente por tener la oportunidad de trabajar con gente de ese nivel profesional ya que me transformaron en alguien como ellos. En el Celtic Football Club y Aston Villa Football Club tuve el privilegio de llevar una vida compitiendo a un nivel alto, practicando el juego que me gusta, apoyado por los aficionados más pasionales.

Lee también   GALERÍA: Adidas presenta la colección 'Teamgeist' con un recordado diseño

Luego sucedió algo loco, algo que pensé era simple pero resultó ser mucho más serio, algo que cambió mi vida. Jugué los 90 minutos para el Villa contra el Arsenal en el Emirates y me sentí cansado. No pensé que era algo serio. El diagnóstico del Doctor Richard Lovell fue un golpe fuerte para mí.

Alrededor de 7,600 personas en el Reino Unido son diagnosticadas con leucemia cada año y cerca de 2,300 con leucemia aguda. Afortunadamente, tuve la posibilidad de tomar decisiones en el instante y comencé mi tratamiento rápidamente. Lo necesitaba. Mi leucemia está en remisión por el momento y he terminado mi tratamiento de alta intensidad. Desde ahora estaré en un tratamiento más suave, el cual consiste en dos años a base de tabletas. Me siento afortunado. No cualquiera tiene la suerte que he tenido.

Por ésto es que necesito agradecer al profesor David Linch del Hospital en la Universidad de Londres, a su asistente personal Teresa Macdonald y a todas las enfermeras y cuerpo técnico de esa maravillosa institución. Agradezco también al profesor Charlie Craddock, Sandeep Nagra y a todas las enfermeras que me cuidaron en el Hospital de la Reina Elizabeth en Birmingham.

Por lo que he vivido en el fútbol, siempre estaré increíblemente agradecido. Por la oportunidad que me ha dado, el hecho de que esta enfermedad loca se haya metido en mi vida, también estoy agradecido de una manera extraña. Esta enfermedad loca, de alguna manera, me ha tocado, y a la gente también, y quiero canalizarla de una forma positiva. Éste será el mayor reto de mi vida.

Quisiera agradecerle a todos los aficionados del Aston Villa y al Presidente del club, Randy Lerner, al Director Ejecutivo, Paul Faulkner, y al entrenador, Paul Lambert, así como a los aficionados del Celtic, a los aficionados búlgaros y a los aficionados del fútbol en general de todo el mundo que me han ayudado durante el año pasado con sus múltiples muestras de apoyo y mensajes. También quisiera agradecer a cada uno de los entrenadores con los que he trabajado y a todos mis compañeros de equipo con los que he jugado. Me encantó jugar fútbol con todos ustedes y siempre los llevaré en mi corazón. También a los agentes que me representaron, incluyendo al actual, Base Soccer. Yo sigo adelante y estoy emocionado por ésto. Existe una profunda alegría en mi corazón por todo lo que han compartido conmigo, no sólo en este último año sino que por todos los anteriores en los que estuve en el fútbol. Me sentí privilegiado. Todavía me siento. Siempre me sentiré