Arrancó la Copa Africana de Naciones 2013 con un resultado que fue contra todos los pronósticos. Sudáfrica era el equipo favorito para ganar sin problemas el encuentro debido a que es el anfitrión y el rival por primera vez participaba en el certamen. Sin embargo Cabo Verde, debutante en la competición, jugó para sacar un empate que le sabe a gloria, un 0-0.

Con lo que tiene a su alcance, Cabo Verde se atrincheró con bastante orden para evitar sustos sudafricanos. Bajo la idea de no perder en su primer partido disputado en la Copa y sumar un primer punto para hacer historia, Cabo Verde se lució. Todo le salió a la perfección frente a una escuadra de Sudáfrica que pareció novata en este tipo de torneos.

África esperaba la goleada en el duelo inaugural y Cabo Verde los dejó con las ganas.

Lee también   El anfitrión está fuera; Mali avanza en penales