Cristiano Ronaldo fue sancionado con tres partidos de suspensión tras su expulsión en el domingo en el partido liguero contra el Athletic de Bilbao, pero podrá jugar este miércoles contra el Atlético de Madrid en Copa del Rey.

Es un juego de castigo por la agresión al jugador del Athletic de Bilbao Ander Iturraspe y con otros dos por sus gestos de mofa, supuestamente dirigidos al cuarto árbitro cuando se retiraba del terreno de juego tras su expulsión, según la resolución del Comité de Competición, el órgano disciplinario de la Real Federación Española de Futbol, hecho público este miércoles.

La sanción, que deberá cumplir en Liga, no le impedirá jugar la ida de las semifinales de la Copa del Rey en la noche de este miércoles frente al Atlético de Madrid.

La sanción supone que Cristiano Ronaldo no podrá jugar los próximos tres partidos ligueros frente a Villarreal, Elche y Getafe.

«La roja fue exagerada», dijo Ancelotti, que añadió respecto al gesto del jugador cuando se retiraba que «no creo que fuera un gesto tan malo. El jugador no estaba contento».

Lee también   ROMA | Montella al rescate