El Málaga buscará este martes obtener su boleto para las semifinales de la Liga de Campeones y seguir escribiendo una historia de capítulo para el Club que este año ha ilusionado a sus hinchas y a los españoles en general, pero para ello debe primero dar su mejor versión para imponerse al peligroso Borussia Dortmund en el Signal Iduna Park, en un encuentro en el que está todo por decidir tras el empate sin goles en el partido celebrado en La Rosaleda.

El cuadro malagueño no pudo pasar del empate frente al conjunto alemán, que demostró su peligrosidad en ataque, en el primer episodio de las dos revelaciones de la máxima competición continental, dejando así la eliminatoria abierta para jugárselo todo en el siempre complicado desplazamiento a Alemania y ante un rival que en casa suele hacerse muy fuerte, pero donde cualquier empate con goles favorece a los visitantes.

Los de Manuel Pellegrini ya saben de la dificultad de la tarea, después de sufrir, como estaba previsto, en La Rosaleda, donde Willy Caballero se erigió como gran figura, pero también demostraron que podían hacer daño con sus jugadores de talento.

El conjunto blanquiazul quiere hacer historia, y para ello el entrenador chileno, que ha tenido que retornar a su país por el fallecimiento de su padre y del que se espera que pueda estar en el banquillo este día, apostó por dar descanso a muchos de los titulares el fin de semana pasado en el torneo local donde perdieron por 4-2 en su visita a San Sebastián, sin embargo, para este martes, el cuadro de lujo malagueño intentará hacer historia en el partido más importante quizás de su historia.

Ahora, la ocasión y el torneo ‘obligarán’ al Ingeniero a salir con toda la artillería disponible a intentar conquistar el casi inexpugnable Signal Iduna Park, aunque no podrá contar, por sanción, con dos titulares como el central Weligton y el centrocampista Manuel Iturra, posiblemente sustituidos por Sergio Sánchez e Ignacio Camacho. Eliseu, lesionado desde hace tiempo, entró en la convocatoria, pero parece improbable que le quite el sitio a Antunes, mientras que arriba la fortaleza de Roque Santa Cruz peleará con un puesto con la velocidad de Javier Saviola.

Lee también   El City sanciona a Tévez

El Málaga intentará continuar siendo sólido en defensa, ya que es el equipo menos goleado junto a la Juventus de todos los que forman los cuartos de final de la Liga de Campeones, para detener al complicado Borussia, que ha ganado todos los partidos que ha jugado como local en la competición y que sigue invicto en el torneo. Además, el equipo malagueño también contará con el calor de su afición en Alemania, ya que más de 2.000 personas se desplazarán a Dortmund para apoyar a los de Pellegrini.

KLOPP, PENDIENTE DE HUMMELS.

Por su parte, el conjunto alemán, que no ha podido con el potente Bayern München, coronado campeón de la Bundesliga a falta de seis jornadas para el fin de la temporada, está firmando una gran competición continental, siendo el único equipo que se mantiene invicto y al que nadie ha conseguido ganar en el Signal Iduna Park, por lo que el Málaga se enfrenta a un difícil reto.

Jürgen Klopp, estratega del Dortmund, tendrá que esperar para confirmar si el central Mats Hummels, uno de los pilares de la defensa alemana, que no pudo disputar la ida en Málaga, y el centrocampista Jakub Blaszczykowski estarán listos a tiempo para medirse al Málaga e intentar alcanzar su primera semifinal en quince años.

Para ello, se encomienda igualmente a su solidez atrás y al trío Goetze-Reus-Lewandowski, siempre una amenaza y capaz de decantar un partido en el que, seguramente, tratará de imponer un ritmo intenso desde el inicio para abrir pronto el marcador y meter más presión a un Málaga, que ya tiene la experiencia del sufrimiento en Porto y que buscará mantener el balón para frenar el ímpetu germano.

[EP]