Nada ni nadie lo detiene
Nada ni nadie lo detiene

Con 25 años de edad, el sudafricano Oscar Pistorius correrá el próximo sábado las series de los 400 metros y además participará en el relevo 4X400. A diferencia de otros atletas, él lo hará con prótesis de fibra de carbono; siendo todavía un niño sufrió la amputación de sus dos piernas por una malformación genética. Desde entonces usa prótesis y Londres 2012 serán sus primeros Juegos Olímpicos como deportista no considerado paralímpico.

Un hombre que estará feliz de verlo en la pista es Jannie Brooks, su entrenador, quien tardó seis meses en darse cuenta de que Pistorius no tenía piernas. «Cuando empezó era el comienzo del invierno y los chicos venían siempre con pantalones largos. Tenía exactamente la misma velocidad que los otros, nunca puso una excusa para evitar un ejercicio, lo hizo todo bien», señala Brooks al recordar el día en que conoció al asdolescente de 16 años que quería incursionar en el atletismo.

Fue cuando Pistorius le pidió entrenarlo para competir cuando Brooks descubrió su secreto: «Le dije: ‘escucha, tienes que bajar un poco más’ y me dijo: ‘escucha, esto es lo máximo que puedo hacer’. Le pregunté por qué y él me dijo: ‘te voy a contar mi historia'».

Desde ese momento, el entrenador aceptaría el reto y prepararía a su pupilo. El próximo sábado Pistorius cumplirá su ilusión de estar en unos Juegos Olímpicos sin la etiqueta de «discapacitado». Por su parte, Brooks ya ansía ver al «campeón» cumpliendo su sueño, a su «chico que no cree en los pretextos» y que le cambió la vida.

Lee también   China se siente humillada en el futbol