2014.07.11-AlemaniaArgentina1
El saldo entre Argentina y Alemania en finales de Copa del Mundo se desempatará este domingo.

El domingo 13 de julio veremos el tercer enfrentamiento entre Alemania y Argentina para llevarse la Copa del Mundo a casa; de esta forma, el duelo se convertirá en el más repetido en la historia de las finales de los Mundiales.

En total ambas selecciones han disputado 20 encuentros, 6 de ellos en Copas del Mundo. El saldo es favorable para los sudamericanos, con nueve victorias por seis de los alemanes, además de cinco empates.

El primer duelo entre ambos en Mundiales tuvo lugar en Suecia 1958, con victoria de 3-1 para los teutones. Ocho años después firmarían un empate sin goles en Inglaterra 1966, para verse las caras de nuevo veinte años después, ahora en el duelo final del torneo.

Round 1, México 1986: La entronación del «10».

Argentina, dirigida por Carlos Bilardo, con Diego Armando Maradona en el punto cumbre de su carrera, y con jugadores como Pumpido, Ruggeri, Burruchaga y Valdano, logró el pase a la siguiente ronda como líder del Grupo A, al derrotar a Corea del Sur y Bulgaria y empatar con Italia. En la segunda fase, derrotarían por la mínima a Uruguay.

El siguiente rival fue Inglaterra en cuartos de final, en un partido memorable donde Maradona fue el encargado de anotar los goles del triunfo, uno con la mano y otro despachando a medio equipo inglés. En semifinales nuevamente el «10» fue clave, al marcar los dos tantos con los que su selección derrotó a Bélgica para lograr el pase a la final.

Alemania, por su parte, mantuvo a la base que alcanzó la final en 1982. Entre sus estrellas se encontraban Schumacher, Brehme, Matthäus y Rummenige, dirigidas por el histórico Franz Beckenbauer.

En la primera fase, los alemanes empataron con Uruguay, vencieron a Escocia y cayeron ante Dinamarca, clasificando como segundos del Grupo E. Posteriormente despacharon a Marruecos y en cuartos de final, se encargarían de eliminar a México por la vía de los penales.

En la semifinal, el equipo germano derrotó por segundo Mundial consecutivo a Francia en dicha instancia, asegurando su segunda final al hilo.

El duelo decisivo tuvo lugar el 29 de junio de 1986 a las 12:00 horas, con el Estadio Azteca como sede de la segunda final de Copa del Mundo en su historia, ante 114,600 espectadores, y es considerada hasta la fecha una de las mejores finales en la historia de los Mundiales.

Matthäus se encargó de evitar que Maradona tuviera espacios para generar peligro, por lo que el «10» argentino no brilló como en los partidos anteriores. Aun así, Argentina dio el primer golpe al 23′ por conducto de José Luis Brown, defensor que remató de cabeza aprovechando la mala salida de Schumacher.

El gol obligó a Alemania a abrir espacios para atacar y esto fue aprovechado por Jorge Valdano. Al 55′, el «Poeta» salió con la bola controlada desde su propia área, cruzó todo el campo, se apoyó en un compañero para después recibir la bola nuevamente, enfilado hacia el marco alemán. El argentino entró al área y definió a la izquierda de Schumacher para el 2-0.

Parecía que el duelo por el título estaba terminado, pero como contó después Valdando, había algo que olvidaban: «Pensamos que el partido estaba definido, nos olvidamos que enfrente estaba Alemania». Así fue. Los alemanes comenzaron a atacar de forma insistente, hasta que al 74′, Rummenigge se encargó de anotar el descuento. Siete minutos después, Rudi Völler, que había ingresado de cambio al medio tiempo, consiguió el empate.

La prórroga parecía el destino de un partido que se le escapaba de las manos a Argentina, pero Maradona no estaba dispuesto a ver como el trofeo se le escapaba de las manos. El Diego tomó la pelota y en una fracción de segundo encontró el espacio para desmarcarse y poner un pase milimétrico a Jorge Burruchaga para que batiera en mano a mano a Schumacher al 83′.

Así, el Azteca vio al «Pelusa» levantar la Copa en el punto máximo de su carrera, coronándose así como uno de los mejores jugadores de la historia, como 16 años antes había ocurrido con Pelé.

Lee también   Matan spot

Round 2, Italia 1990: La tercera fue la vencida.

La revancha alemana no tardaría mucho en llegar. Cuatro años después se verían las caras nuevamente ante el seleccionado argentino, en la final de un Mundial que dejó mucho que desear, incluso en el duelo decisivo.

Contrario a lo sucedido cuatro años antes, Argentina ahora estuvo cerca de quedar eliminada en la primera ronda. Terminó como tercer lugar del grupo B, al caer ante la sorprendente Camerún, derrotar a la URSS y empatar en la última jornada con Rumania.

En octavos de final se enfrentó a Brasil y por la mínima dejaron fuera al archirrival. Con Maradona lejos de su máximo nivel, la albiceleste no funcionaba igual, aunque Bilardo seguía como técnico. En cuartos apenas pudieron echar a Yugoslavia por la vía de los penales, de la misma forma que hicieron con Italia en la antesala de la final.

El camino alemán hacia la final fue contrastante con el argentino. Aplastaron a Yugoslavia y a Emiratos Árabes Unidos y cerraron con un empate para terminar como líderes del Grupo D. En octavos despacharon a Holanda y posteriormente a Checoslovaquia, aunque en semifinales tuvieron que definir el pase en penales ante Inglaterra.

El Estadio Olímpico de Roma albergó la final, con 73,603 espectadores expectantes que fueron testigos de la considerada peor final en la historia de los Mundiales. El partido fue trabado, con pocas oportunidades de gol y muchas faltas. Alemania intentó hacer daño pero no lo consiguió, mientras Argentina parecía aguardar a que todo se definiera en penales.

Los alemanes habían desplegado mejor fútbol y eran claros favoritos, como cuatro años antes habían sido los sudamericanos, pero eran incapaces de vencer el marco de Goycochea. Fue hasta el 85′ cuando por fin el dominio teutón se vio reflejado en el marcador, aunque la polémica se hizo presente.

A cinco minutos del final, el árbitro mexicano, Edgardo Codesal, que previamente había expulsado a Monzón, señaló como penal un aparente jalón de Sensini sobre Völler. Los reclamos argentinos duraron varios minutos, pero la pena ya se había señalado. Andreas Brehme tomó la pelota y se enfiló para disparar. Su tiro entró a la derecha de Goycochea, que por más que se estiró no pudo detener el cobro como en las tandas ante Yugoslavia e Italia.

Así, Alemania por fin pudo coronarse tras dos finales consecutivas perdidas. Su tercer campeonato llegó bajo el mando de Franz Beckenbauer, segundo en conseguir el título como jugador y técnico. Una victoria que hizo justicia al equipo que mejor fútbol desplegó en un torneo dónde éste brilló por su ausencia.

Round 3: Brasil 2014.

Después de las dos finales, argentinos y alemanes volverían a enfrentarse hasta 2006, en el Mundial que albergó el país de la cerveza. El anfitrión logró derrotar a los chés en cuartos de final por la vía de los penales. Cuatro años después se encontrarían de nueva cuenta en la misma instancia, ahora en Sudáfrica 2010. En esta ocasión los alemanes volvieron a llevarse el triunfo, con un abultado 4-0.

Ambos equipos llegan de forma similar a cómo llegaron en Italia 1990. Los alemanes arriban en mejor forma para la final a disputarse en el Maracaná el próximo domingo. Aunque en el camino sembraron algunas dudas, todas quedaron disipadas tras la escandalosa goleada de 7-1 a Brasil en la semifinal.

Argentina, por su parte, no ha convencido a los aficionados con su fútbol y en la fase eliminatoria ha sufrido para conseguir la victoria. Como hace 24 años, la albiceleste obtuvo el pase a la final por la vía de los penales ante Holanda, con el arquero Romero como héroe. Además, Lionel Messi, la estrella del equipo, ha mostrado un nivel de juego bajo, similar a lo ocurrido con Maradona en aquél Mundial.

2014.07.11-AlemaniaArgentina2

Con todo listo para que se juegue la final el domingo, ya conocemos los antecedentes entre ambas escuadras y solo esperamos que nos otorguen un partido digno de recordarse. ¿Podrá Alemania conseguir su cuarta estrella o Argentina se coronará en la casa del odiado rival?