En la liga de Dinamarca, un jugador cometió una falta brutal y violenta. Un defensor quiso vengar una falta que le hicieron a un compañero y que no fue pitada por el árbitro. Y bueno…

Lee también   Sí hay Pedro y para rato...