Tras el triunfo histórico del Celtic sobre el Barcelona en Glasgow hoy, Tito Vilanova confesó que su equipo tuvo miles de oportunidades para llevarse el encuentro pero reconoció también la efectividad de su rival escocés a la hora de concretar las pocas chances que ellos tuvieron.

«Dije que este partido era el más importante hasta final de año, cierto, pero nos quedan dos partidos más y dependemos de nosotros mismos. Ganando los dos seríamos primeros de grupo. Hicimos lo que debíamos, partidos así ya los hemos visto otras veces. Enviamos dos balones al poste y el portero lo paró todo. Es el juego que la gente del Barça quiere ver hoy en día, y para jugar así necesitamos jugadores pequeños. Con altos, a balón parado no sufriríamos tanto, pero no jugaríamos tan bien. A mí también me gusta pasármelo bien en el banquillo» argumentó el estratega culé quien vio como su racha perfecta en la Champions League llegaba a su fin hoy en Celtic Park.

Sin embargo, Vilanova no se espanta por el resultado y sabe que deben de tomar esta derrota de la manera más constructiva posible ya que ha sido un pequeño tropezón en un excelente inicio.

«Tenemos que seguir jugando igual. Lo importante es tener muchas ocasiones, que los rivales se encierren pasa. No me gusta perder, pero si perdemos, prefiero que sea jugando así» añadió Vilanova.

Lee también   El Standard de Ochoa no pudo ante el modesto Mouscron