Todo mundo tenía la mira puesta en Neymar, Hulk, Óscar o cualquier otro futbolista de Brasil que jugase en algún equipo de renombre en el viejo continente. Para sorpresa de muchos, uno de los mejores jugadores del equipo dirigido por Scolari en esta Copa Confederaciones vino desde la liga local.

Paulinho, mediocampista que hasta el día de hoy defendía los colores del Corinthians, tuvo un torneo espléndido al ser pieza clave en el funcionamiento de la verde-amarela. El mediocampista vio acción en 4 de los 5 juegos que disputó Brasil, todos ellos de titular. Además, anotó dos goles, uno de ellos en los últimos minutos de la semifinal ante Uruguay para darle el pase a su selección.

Premio al gran torneo que tuvo Paulinho, el Tottenham Hotspurs de la Premier League lo amarró para la siguiente temporada por 20 millones de euros.

«La única propuesta que había encima de la mesa era del Tottenham. La analicé y decidí. Sé que es una buena decisión porque voy a un gran club también. Llega un momento en tu vida en el que debes afrontar nuevos desafíos», señaló el brasileño en una conferencia de prensa realizada en las instalaciones del Timão.

«Es difícil hablar en un momento como este y tengo la plena seguridad que fueron tres años maravillosos en mi carrera. Trabajé con personas correctas y coherentes».

Paulinho saltó a la fama con el Corinthians en la Copa Libertadores 2012, donde consiguieron coronarse en la final venciendo a Boca Juniors.

Lee también   Dani Alves: "Trabajar con Guardiola es mejor que tener sexo"