Kieran Trippier, defensa del Atlético de Madrid, es acusado por la federación inglesa de fútbol de «mala conducta» por, supuestamente, infringir la ley que impide apostar a los futbolistas.

El exjugador del Tottenham, según la FA, habría apostado en relación a su traspaso al Atlético de Madrid en el verano de 2019.

El defensa inglés tiene hasta el 18 de mayo para responder a esta acusación.

Según la regla que, supuestamente, ha roto Trippier, «un jugador no puede apostar directa o indirectamente en el resultado, progreso u otro aspecto conectado con un partido de fútbol, una competición o cualquier otra materia relacionada con el fútbol, incluyendo el traspaso de futbolistas».

También prohíbe que un jugador dé información que ha obtenido debido a su posición de privilegio a terceros para que se aprovechen de ella.

Lee también   Rugirán sin refuerzos