A propósito del cumpleaños de Adriano, recordamos la caída más estrepitosa de la década pasada

Ya ha pasado casi una década de aquellos tiempos en los que Adriano Leite, ex jugador del Inter de Milán, reventaba las redes y ofuscaba a sus defensores. Adriano prometía para ser un delantero histórico en Brasil… Pero nada de eso ocurrió.

Su rendimiento como delantero top acabó en el 2006 con solo 23 años de edad: Luego vinieron los vicios de las mujeres, drogas, alcohol y fiestas en exceso. ¿La causa? La muerte de su padre en el 2004 fue algo que «El Emperador» nunca pudo superar.

De hecho por allá del 2009, Adriano pensó en suicidarse y colgó las botas de manera temporal. Luego regresó al balompié pero ya nada fue lo mismo, así lo comenta Tite, entrenador que lo dirigió en el 2011 en el Corinthians:

» Cuando lo vi festejar el campeonato (del 2011), sentí verguenza por él… (Tenía) sobrepeso y no tenía gana alguna de mejorar. Yo puedo permitirme el estar gordo, un jugador no.

Un atleta no puede perderse como lo ha hecho él. Era un modelo a seguir para los otros».

Las palabras de Valdiram, un ex futbolista brasileño que también tuvo problemas con los excesos y que ahora es pastor evangélico, reafirman la dura situación del Emperador:

«Adriano es como yo… Sufre de un gran vacío, que en su caso es causado por la muerte de su padre, y por ello tiende a la autodestrucción.

Al igual que yo durante un tiempo, (él) es esclavo del alcohol y no se detendrá hasta llegar al límite. Y no falta mucho».

¿Cuándo y dónde exactamente habrá derrumbado el Emperador su imperio?

Lee también   Forlán en manos de Eto'o

120130916232753