Un equipo francés vuelve a la final de la Champions casi 2 décadas después

Foto: Twitter (@ChampionsLeague)

Desde aquella recordada final entre el FC Porto y AS Mónaco, en la 2003/04, un equipo francés no clasificaba a la gran final de la UEFA Champions League.

Este martes, 18 de agosto, el París Saint-Germain rompió esa sequía de equipos galos sin disputar una final del torneo de clubes más importante de Europa y el mundo, tras golear al RB Leipzig (0-3) y ser el primer finalista para la edición 19/20.

Hace 16 años, en el Veltins-Arena de Alemania (casa del Schalke 04), fue la última vez que se vio a un club de la Ligue 1 figurar en la Champions, pero en esa ocasión se desinfló en la final y cayó rotundamente por el conjunto de José Mourinho -en ese entonces- con tantos de Carlos Alberto (39’), Deco (71’) y Dmitri Alenichev (75’).

Ese Mónaco, liderado por el actual DT de la selección de Francia, Didier Deschamps, empezó el torneo en el Grupo C junto al AEK Atenas (Grecia), PSV Eindhoven (Holanda) y el Deportivo La Coruña (España), en esa ronda terminó en el primer lugar con 11 puntos (tres victorias, dos empates y una derrota).

En su camino hacia la final, Mónaco igualó (2-2) con el Lokomotiv Moscú en los octavos de final, pero con el tanto de visitante logró su pase a los cuartos de final, donde enfrentó al Real Madrid y también empató (5-5). En la semifinal derrotó 5-3 al Chelsea de la Premier League para adjudicar su pase a la final frente al Oporto.

Lee también   Alexandre Lacazette reaparecerá este domingo ante Nantes

Desde aquella plantilla, que casi logra la hazaña europea en la 2003/04, ningún otro elenco francés pudo igualar o superar lo hecho por el Mónaco.

Se rompió la sequía

En la edición 2019/20, el PSG partió como uno de los favoritos para hacerse con el título de la Champions League y no defraudó, al menos en la Fase de Grupos.

Junto al Galatasaray (Turquía), Brujas (Bélgica) y Real Madrid (España), los parisinos se quedaron con el primer lugar de del grupo con cinco victorias y un empate.

En los octavos de final superó al Borussia Dortmund (3-2); posteriormente, en los cuartos de final hizo lo propio con el Atalanta de Italia (1-2) y en la semifinal, ante Leipzig, goleó 0-3 y logró el pase al partido más importante, el que decide al nuevo monarca, la final.

De esta forma, los dirigidos por Thomas Tuchel rompieron una sequía de 16 años de equipos franceses sin disputar ese partido de la Champions.