Bajo el brazo trae el expediente curricular. De nombre Albert Espigares, nacionalidad española, su trayectoria indica que ha laborado en el Espanyol, Valencia, Real Madrid. Cuenta con el aval académico de la UEFA y la Real Federación Española. Pero ¿qué hace? ¿A qué se dedica?

Bueno, pues este hombre es especialista en echarle un ojo y pulir habilidades y defectos de jóvenes futbolistas, entiéndase amateurs o fuerzas básicas. Su mero mole es curtir la técnica individual de los chavales para que al momento de debutar por lo menos sepan parar y bajar el balón.

Proveniente del viejo mundo ha caído en la Laguna para perfeccionar la técnica de los chavos santistas y posteriormente enfocar su desarrollo a la inteligencia del juego. Una de sus premisas profesionales es abordar el origen de los jugadores: de dónde vienen, con quién o cómo se criaron, etcétera; pues de ahí parte para darle forma en primera instancia a la mentalidad.

¿Cómo la ven (leen)?

Lee también   Santos piensa en la Máquina