Toni Kroos, ese cerebral mediocapista alemán, disparó con su pie derecho un misil rastrero, que bien podría emplearse como ejemplo de un excelente tiro al blanco. El tanto sirvió para el Real Madrid se impusiera un gol por uno al Celta de Vigo, en el estadio Santiago Bernabéu.

Kroos no se caracteriza por ser un jugador goleador, pero cuando los fabrica demuestra una precisión notable con el balón.

Lee también   Cae Jona con el Barcelona B