racismo en Italia
Tavecchio aspira a ser el nuevo dirigente de la FIGC.

Las declaraciones de Carlo Tavecchio, aspirante a convertirse en presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), han causado polémica al hacer referencia a los jugadores extranjeros que llegan al fútbol italiano.

El actual presidente de la Liga Diletantes de Italia realizó una desafortunada declaración el día 25 de julio durante un discurso, y las críticas no tardaron en llegar.

«Inglaterra estudia si los futbolistas que llegan al país cumplen con la profesionalidad necesaria para poder jugar. Aquí, en cambio, llega un Opti Poba que antes comía plátanos, y ahora juega de titular en el Lazio», declaró Tavecchio haciendo uso de un nombre hipotético.

Rápidamente hubo pronunciamientos como el de La Gazzetta dello Sport, que publicó una editorial el domingo pidiendo la renuncia del dirigente. Equipos como la Fiorentina, la Sampdoria y la Juventus han pedido que la candidatura sea repensada, aunque otros como el Milan y la Lazio han mostrado su apoyo al polémico directivo.

Además, Matteo Renzi, primer ministro italiano, señaló como «incalificable» lo dicho por Tavecchio, al tiempo que la vicesecretaria del Partido Demócrata, Debora Serrachiani, consideró que «su candidatura simplemente no puede ser tomada en consideración».

El candidato de 71 años ya pidió disculpas por su intervención, pero aún así sus declaraciones causaron eco en Twitter, dónde el hashtag #NoTavecchio sirvió para que los aficionados mostraran su repudio.

La FIFA se pronunció también al respecto, pidiendo a la Federación Italiana de Fútbol investigar los comentarios racistas de Tavecchio y tomar una decisión al respecto, añadiendo que «los dirigentes de la comunidad del fútbol deben actuar como ejemplos en la lucha contra el racismo».

Lee también   “No se debe dramatizar tanto”: Suárez

Como respuesta al pronunciamiento, una cesta de plátanos fue enviada a las oficinas de la FIGC con un mensaje que rezaba «Dirigido al señor Tavecchio de parte de Opti Poba. No al Racismo. W (viva el fútbol)».

El acto simbólico fue llevado a cabo por Bandera Gialla, asociación de Bologna que lucha contra el racismo en el fútbol italiano, dirigida por Fausto Viviani, quién se pronunció también en contra de las declaraciones de Tavecchio, lamentando el ejemplo que proyecta a la sociedad.

La elección del nuevo presidente del fútbol italiano se llevará a cabo el 11 de agosto, al quedar vacante el puesto después de la renuncia de Giancarlo Abete, tras el fracaso de Italia en Brasil 2014. El otro candidato es Demetrio Albertini, ex jugador del Milan.