En un partido en el que solo se pudieron jugar 30 minutos por lanzamiento de bengalas desde las gradas, el Standard Lieja de Guillermo Ochoa superó 2-0 al Anderlecht por el playoff en la liga de Bélgica. El árbitro decidió suspender el partido por las reiteradas interrupciones causadas por los fanáticos.

Tras los goles del Standard, al minuto 22 y 30, los fanáticos visitantes de Anderlecht que se encontraban acompañando a los violetas en el estadio Maurice Dufrasne de Liege, arrojaron bengalas al terreno de juego.

El equipo del arquero azteca se adelantaba gracias a un tanto del croata ex Barcelona Alan Halilovic, con un remate desde fuera del área que venció al meta galo Didillon. Pero el VAR lo terminó anulando.

Al minuto 22, el rumano Razvan Marin anotó el 1-0 con un tiro libre. Y nueve minutos después, el congoleño M’Poku hizo el segundo dd penal, lo que provocó por tercera vez en el interrumpido partido el lanzamiento de bengalas al gramado de parte de los radicales del conjunto de Bruselas.

Cansado de la situación, el árbitro Eric Lambrecht decidió dar por finalizado el encuentro; uno de los partidos con mayor rivalidad en el fútbol belga, que en apenas media hora ya tenía ganador al equipo de «Memo».

El equipo de Ochoa es tercero en el reducido por el campeonato belga tras Brujas y Genk.

Lee también   La impresionante pelea que se dio en un campeonato de Brasil