El equipo de Tabárez, que hace más de un año fuera la sorpresa en Sudáfrica, sigue dando pasos ascendentes. Esta noche romana, en un partido de altísimo nivel, venció a la Azzurra en el mismísimo Olímpico.

Semifinalista mundial, campeón continental y actual líder de la eliminatoria sudamericana (lugar que mantendrá incluso sin jugar esta jornada), los charrúas regalaron, junto con unos furiosos italianos, un partidazo que si lo movemos de amistoso a una semifinal de Copa del Mundo, no hubiera quedado a deber.

Sebastián Fernández adelantó rápido a su equipo. Al 3′ ya había vencido a Buffon cuando muchos italianos aún ni tocaban el balón. En los siguientes minutos los visitantes presionaron duro y fuerte en todo el campo, lo que preocupó a Prandelli.

Hacia la mitad de la primera parte Italia se tranquilizó, tuvo el balón y se hizo del dominio. Fue entonces cuando los uruguayos se plantaron firmes y comenzaron a exhibir personalidad en cada jugada. Frenaban a los locales, a veces de forma muy limpia y otras con la brusquedad justa como para estar en el límite de las tarjetas. En ese espacio de tiempo, hasta antes del descanso, se ganaron cuatro amarillas. Fue tanta la fuerza que mostraron -sin caer en la mala fe- que incluso los italianos parecían intimidados. Lugano y compañía habían conseguido algo pocas veces visto: habían impuesto respeto a todos en el Olímpico de Roma.

El segundo tiempo fue igual o mejor. Pirlo organizaba todo y Balotelli se equivocaba en todas. Osvaldo se movía mucho, pero Godín no lo dejaba pasar nunca. De Rossi ganaba muchos balones, pero Arévalo Ríos robaba el doble. Adelante Cavani, esta vez sin Suárez y Forlán, luchaba tanto que terminó a los gritos con otro nada suavecito Chiellini.

Lee también   Luis Suárez regresa con Uruguay

La narración en vivo italiana se cayó en elogios a su rival, sorprendidos de su fortaleza. Se daban cuenta que Prandelli y sus jugadores daban un buen partido, jugaban bien, tenían la pelota, pero simplemente no podían con un rival que estuvo a la altura.

Final en el Olímpico y Tabárez se salió con la suya: cerró el año con su Uruguay hecho un equipazo. Italia, por su parte, amenazó también con ser un candidato serio para llevarse la próxima Euro.