En un partido completamente disparejo el resultado empareja a Estados Unidos y Argentina con un empate. Los sudamericanos fueron mucho más que los gringos pero Howard se encargó de que el paseo no se convirtiera en una fiesta para Messi y compañía.

  • 1USA
  • 1ARGENTINA
USA: Howard; DeMerit, Onyewu, Bocanegra, Spector (Chandler 46´); Bradley, Jones (Agudelo 46´), Edu, Donovan; Dempsey, Altidore. DT Bob Bradley


ARGENTINA: Andújar; Milito, Burdisso, Rojo, Zanetti; Cambiasso (Biglia 72´), Mascherano, Di María, Banega; Messi, Lavezzi. DT Sergio Batista
Goles: 0-1 Cambiasso (41´), 1-1 Agudelo (58´)
Árbitro: Roberto García Orozco
Incidencias:Partido amistoso. Efectuado en el stadium New Meadowsland de Nueva Jersey

Prácticamente todo el primer tiempo fue argentino. Bailaron a los locales una y otra vez, siendo Messi el eje de la danza visitante. Aunque sería ingrato no destacar el partido dado por Mascherano, quien en lugar de sujetarse como contención rompedor se convirtió en un creativo de la media cancha.

Fue hasta el minuto 41 cuando la Albiceleste pudo dañar a una selección estadunidense que ya no sentía lo duro sino lo tupido. Gracias a una incursión de Messi en el área, situación que propinó una persecución de la defensa contraria, Cambiasso encontró el balón tras ser rebotado por Howard.

Para la segunda mitad la tónica fue la misma. Sin embargo, Bradley, inquieto o maravillado, por el paseo que le estaban dando en casa, decidió sacar a un inoperante Jones para meter a Agudelo. Fue precisamente este jugador quien encontró el empate en una jugada a balón parado. La única y clara llegada a gol de Estados Unidos tuvo fortuna debido al pésimo marcaje argentino en el área.

Lee también   Owen confiesa haber fingido penales ante Argentina

Con el empate en el bolsillo, los locales se daban más que bien servidos. Pero Argentina no se conformó: jugó, llegó, bailó, insistió; Howard era el único que junto a Agudelo no quiso ser humillado y sacó todo lo que le aventaron.

Por otra parte, el árbitro fue el mexicano Roberto García Orozco. Su actuación fue aceptable, aunque podría achacársele un yerro: al minuto 60 Messi se quitó a seis gringos en medio de patadas, empujones y jalones; entró al área y el nazareno no otorgó la ley de la ventaja y marcó falta. Nos privó a todos de un golazo.

En fin. Un empate que deja un sabor amargo al baile que Argentina le puso a Estados Unidos.