El diario británico The Daily Telegraph publicó este miércoles un vídeo en el que el ex vicepresidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) Jack Warner, de Trinidad y Tobago, habla de cómo gestionar los regalos consistentes en pagos del catarí Mohamed Bin Hammam.

En las imágenes, que datan del pasado mes de mayo, Warner habla con responsables de la federación caribeña de fútbol (CFU), a los que aconsejó como lidiar con los pagos en efectivo de Bin Hammam, cuando éste último era candidato a ser presidente de la FIFA.

Bin Hammam acabó siendo castigado de por vida quedando excluido del fútbol, tras haber sido acusado de tratar de comprar votos de esos responsables caribeños con pagos de 40.000 dólares (28.000 euros) de cara a la elección de la presidencia de la FIFA.

«Sé que alguna gente cree que es muy pía. Si sois píos, id a las iglesias amigos, pero el hecho es que nuestro negocio es nuestro negocio. Si alguien tiene conciencia y desea devolver el dinero, estoy dispuesto a devolver el dinero en cualquier momento», dijo Warner en las imágenes.

«Le dije, ‘si trae’ billetes no quiero que se los dé a nadie, pero si hace regalos, los puede dar a la CFU, y la CFU los dará a sus miembros. Porque no quiero que aparezca luego que alguien tuvo la obligación de votar por usted debido a los regalos'», añadió.

En el marco del caso que le costó la sanción que cumple Bin Hammam, tras ser éste acusado de corrupción, acabó retirando su candidatura a la presidencia de la FIFA, justo antes de protagonizar una audiencia ante su Comité de Etica.

Lee también   Conexión centroamericana: Walter Ferretti debuta ante el América

En el video, Warner también explicó a los delegados que una reelección de ‘Sepp’ Blatter implicaría un nuevo paso hacia la segura elección del francés Michel Platini, actual presidente de la Unión Europea de Asociaciones de Fútbol (UEFA), como dirigente de la FIFA tras el último mandato del helvético.

«No sabemos si sería lo mejor para nuestros intereses tener a un presidente francés, un secretario general francés…», comentó Warner.

«Tenemos que asegurarnos que Platini no es, en modo alguno, el heredero automático de la FIFA. Porque, os lo digo, si eso ocurre, la FIFA se convertirá en una provincia francesa, para siempre», concluyó.

Austin Jack Warner, de 68 años, fue uno de los personajes más influyentes de la FIFA, hasta que dimitió, el pasado 20 de junio.