Quien iba a imaginar que aquel Bad Boy que debutó con el Everton en la temporada 2002-2003 de la Premier League se iba a convertir en un delantero histórico del fútbol inglés. Algún eurdito debió de suponerlo, cuando el Manchester United pagó 25,5 millones de libras por aquel joven rebelde.

Hoy, con 29 años, igualó a Sir Bobby Charlton como el máximo goleador de la selección nacional de Inglaterra, con un tanto de penal contra San Marino (a quienes derrotaron 6-0), en una coincidencia asombrosa que apunta Mr Chip, como de guión cinematográfico.

La suerte estuvo de su lado, quizás…

Parece curioso que ese delantero apenas tiene un 1 en una Copa del Mundo, pero acumula 250 en su carrera como jugador de clubes, 233 con el Manchester United y 17 con el Everton.

Lee también   Spalletti: "Icardi es un eterno entusiasta del Inter"