Cuando Wayne Rooney igualó a Bobby Charlton, hace unos días, escribimos:

«Quien iba a imaginar que aquel Bad Boy que debutó con el Everton en la temporada 2002-2003 de la Premier League se iba a convertir en un delantero histórico del fútbol inglés. Algún eurdito debió de suponerlo, cuando el Manchester United pagó 25,5 millones de libras por aquel joven rebelde».

Pues bien, hoy, y de nuevo con un penal, pero contra Suiza, Wayne Rooney se convirtió en el Rey absoluto del gol de la selección inglesa de fútbol, junto a otros tantos algo curiosos:

De Rooney, Alan Shearer dijo a la BBC:

«Él realmente merece el récord de goles».

Felicidades, Wayne.

Lee también   Memphis Depay revela su futuro tras reencontrarse con el gol