El técnico francés del Arsenal, Arsène Wenger, defendió este viernes ante la prensa la actitud de su club en el fichaje del canterano del Barcelona Jon Miquel Toral Harper, de 16 años, cuya incorporación al equipo de la Premier League causó enfado en la entidad catalana.

“Hemos hecho lo que es legal. Adoro Cataluña. No tengo nada en contra de ellos (el Barcelona) pero si un jugador que es inglés y quiere jugar con nosotros, ¿Por qué deberíamos decir no?”, dijo el entrenador de los Gunners.

“Uno olvida que el chico es inglés. Tiene pasaporte inglés, su madre es de Darlington, y esperamos que se una a nosotros en verano”, dijo Wenger.

El presidente del Barcelona, Sandro Rossell, ha manifestado su descontento con el club británico por haber convencido al jugador de unirse a su estructura, en un caso muy parecido al del internacional español Cesc Fábregas, que se incorporó al equipo londinense cuando era un adolescente.

Toral, cuya madre es británica, como recordó Wenger este viernes, estaba libre de todo compromiso profesional cuando firmó con el Arsenal, y después de que Rossell tuviera conocimiento del caso del joven jugador, el presidente de la entidad catalana apuntó que el traspaso era “inmoral”.

Este viernes, Wenger también destacó que igual que se unen a su club muchos jugadores como lo ha hecho Toral, otros también lo dejan en similares circunstancias

“Muchos jugadores nos dejan de la misma manera. Miren la cantera del Barcelona y de dónde vienen los jugadores, y luego vengan a verme”, comentó Wenger a los periodistas.

[AFP]

Lee también   A un pasito del Valencia