Mientras que al Tuca Ferretti le da “hueva” hablar de Kikín, al jugador de Atlante no le da ni tantita flojera oval para despotricar contra Tigres. Por el contrario, tan animado está que les pide dejar de decir tonterías y sandeces.

Y la molestia de Kikín tiene razón de sobra para expresarse: ¡nueve millones de pesos!, cifra con la que cualquiera de nosotros pondríamos el grito en el cielo si la viéramos perdida. Pero mejor lean ustedes su sentir: “si yo no consigo equipo me quedo sin jugar y ellos se desentendieron, no pagan nada y ni arreglan nada, entonces ya que dejen de decir tantas sandeces, tantas tonterías, por Dios”.

Advirtió que no cesará en la lucha de defender lo que le corresponde y para ello apelará al orden legal. Por si las dudas, dejó en claro que su batalla no es contra la afición, sino contra la gente de pantalón largo que se ha negado a atender sus derechos.

Anda que no cree en nadie el Kikín.

Lee también   Desciende Sabadell de Zurdo.