El Comité de Control y Disciplina de la UEFA sancionó con cinco partidos a José Mourinho. El castigo debe cumplirse en duelos por la Liga de Campeones, ya que el castigo es por las declaraciones del DT en las semifinales de la Champions ante el Barcelona.

El organismo había acusado al técnico del Real Madrid por el artículo cinco del Reglamento Disciplinario sobre los Principios de Conducta, que estipula que “las federaciones miembro, al igual que los jugadores, los directivos y los miembros de un club, deben comportarse según los principios de lealtad, integridad y deportividad”.

Según As, en la UEFA piensan que Mou no respetó ese artículo en el primer partido de las semifinales de Champions contra el Barcelona y en la rueda de prensa posterior a ese encuentro.

El entrenador portugués acusó, entre otras cosas, que los árbitros favorecían al Barcelona y perjudicaban a su equipo. Criticó la labor del colegiado del choque de ida, el alemán Stark, y de otros cuatro que le perjudicaron a él o beneficiaron al Barça en el pasado. Mourinho también dijo que le daría “vergüenza” ganar una Champions como la que conquistó Guardiola tras el controvertido arbitraje del noruego Ovrebo en la semifinal de 2009 entre Chelsea y Barcelona.

Mourinho ya había sido sancionado con dos partidos en marzo de 2005 por sus acusaciones contra el árbitro Frisk y por conducta inapropiada en un choque ante Barcelona, también en la Liga de Campeones.

Esa vez, Mourinho dijo haber visto al entonces entrenador de Barcelona, Rijkaard, entrar al vestuario del árbitro (el sueco Frisk) en el descanso, y por eso decidió no presentarse a la conferencia de prensa ni autorizar a sus jugadores a hablar tras el partido. Tanto Frisk como Rijkaard negaron ese supuesto encuentro. El árbitro sueco se retiró tras ese episodio después de denunciar amenazas de muerte por parte de hinchas del Chelsea.

Lee también   Mario Carrillo