Zlatan Ibrahimovic pudo haber cambiado su destino tan pronto como empezaba su carrera.

El diario español «Superdeporte» afirmó en su última edición una curiosidad que muy pocos sabe. Ibrahimovic estuvo a nada de ser jugador del Valencia en el verano del 2003.

Jesús García Pitarch, quien en ese entonces era presidente del club, contactó al Ajax para hacerse de los servicios del jugador sueco, con quien también tenía una muy buena relación.

Hubo un acuerdo con el jugador, pero no con el equipo. Los holandeses pedían 12 millones por la gran promesa y el conjunto «che» daba 11. Nadie se movió, nada se concretó y nunca llegaron a un acuerdo.

Ese año el delantero se quedo en el equipo y un año más tarde la Juventus lo compraría por 15 millones de euros.

Lo demás es historia

Lee también   Multan a Panamá por sus reproches a la Concacaf