«¡No tienes huevos! ¡Te cagas con Mourinho!», le habría dicho el sueco al estratega culé, relata alguno de los capítulos de la autobiografía de Zlatan que saldrá a la venta en pocos días. Además confiesa que le molestaba ser segundo, por atrás de Messi…

Los periódicos suecos Expressen y Aftonbladet han dado a conocer algunos de los pasajes del libro «Yo soy Zlatan Ibrahimovic», que saldrá a la venta el próximo 15 de noviembre en su país. Dichos episodios han causado revuelo pues son justamente los referentes a la etapa del sueco en el Barcelona donde tuvo muchos problemas con Guardiola, al que le dedica varias líneas en esta entrega.

Hace unos días Zlatan dio a conocer que algunos de los capítulos del libro estarían dedicados a su etapa como jugador culé y que exhibiría a Guardiola pues considera que el trato que el estratega catalán le dio no fue justo y tiene que saberse.

La temporada que estuvo Ibra por tierras catalanas dejó, entre algunas otras cosas, un buen número de anécdotas, las más picantes de su autobiografía, que por cierto será presentada este 15 de noviembre, pero que ya tiene un adelanto, justamente un desencuentro entre el delantero y el técnico culé.

Zlatan, quien hoy juega para el Milan, cuenta que se molestó con Pep cuando este decidió poner a Messi como centro delantero y relegarlo a él al banco de suplentes. Habló con Guardiola y de entrada todo iba a volver a la «normalidad», pero al no cambiar la situación con el paso de los partidos el sueco se sintió sacrificado para darle su lugar a Messi, y su reacción fue explosiva en contra de Guardiola.

Lee también   Barcelona desiste y no hará más intentos por fichar a Neymar

«Le grité ‘No tienes huevos’, y luego le dije: ‘Te cagas con Mourinho. Vete a tomar por el culo’. Me volví loco», relata Ibrahimovic en uno de los capítulos de su autobiografía.

No es la primera vez que el jugador comenta su mala relación con el estratega. Desde su salida del club lo ha llamado ‘filósofo’ en tono de burla, y llegó a declarar que donde lo viera le soltaría un puñetazo sin pensarlo.

Además de este capítulo, la autobiografía, aseguran, tiene una o dos sorpresitas más dignas de ser leídas.

¡Pobres de los implicados!