Para que un equipo o una selección sea ganador, necesita de un grupo de jugadores que puedan establecer un grupo y que ilusionen a sus aficionados con la obtención de títulos; en algunas ocasiones esta combinación rinde frutos, pero también han existido casos de países que han tenido generaciones de jugadores que parecen brillantes, pero que por una serie de factores no lograron ganar títulos. El día de hoy presentamos un recuento de aquellas selecciones que tuvieron su llamada generación dorada, pero que no pudieron redondear ese mote con un título importante

 1.- México. El Mundial sub-17 de Perú 2005 marcó un parteaguas en la historia del futbol mexicano; por primera vez, el equipo tricolor ganaba un título a nivel Mundial y ese título podía significar un trampolín para los siguientes torneos. Por si fuera poco, la generación de jugadores mostraba un gran talento y hacían concebir grandes ilusiones. Giovanni Dos Santos, Carlos Vela, Cesar Villaluz, Patricio Araujo, Héctor Moreno y Sergio Arias eran los jugadores que parecían destinados a cambiar la historia del futbol mexicano. Sin embargo, con el correr de los años, las ilusiones se fueron apagando, provocado en gran medida por los mismos jugadores, que no pudieron consolidar una sólida trayectoria, lo que se reflejó también en la selección, que no pudo consolidar a este grupo de jugadores y muchos menos, pudo significar un cambio en la historia del futbol mexicano

2.- Inglaterra. Luego de varios años en los que no había tenido jugadores importantes, la Inglaterra de inicios del 2000 parecía capaz de lograr por fin un gran título a nivel Mundial; entre sus filas se encontraban apellidos como Beckham, Lampard, Gerrard, Terry, Ferdinand, Owen como hombres importantes y algunos otros que si bien no tenían el glamour de aquellos cumplían con una destacada labor como Ashley Cole, Michael Carrick, Owen Hargreaves y Paul Scholes. Sin embargo, la portería fue siempre su punto débil y esa fue una de las razones por las que este equipo nunca pudo ir más allá de cuartos de final, tanto en Euros como en Mundiales. Su última oportunidad fue para la Euro 2008, pero una terrible eliminatoria hizo que quedara fuera del certamen, desvaneciendo aquellas esperanzas que los aficionados y la prensa de aquel país habían puesto en aquel talentoso equipo.

Una Inglaterra con gran talento no pudo lograr nada importante

3.- Suiza. Si bien Suiza nunca ha sido un equipo con logros importantes, el hecho de que la selección sub-17 lograra el campeonato europeo en el 2002 hizo pensar a los aficionados que podrían estar en la antesala de un título importante, ganándose el mote de Generación Dorada. Jugadores como Philippe Senderos, Stephan Leichsteiner, Valon Behrami, Tranquilo Barnetta y Johan Vonlanten formaban la columna vertebral de aquel equipo, que tuvo un prometedor Mundial 2006, cuando se fueron en octavos de final tras perder en penales frente a Ucrania. Su gran oportunidad fue la Euro del 2008, en la que era anfitrión, pero una terrible participación lo dejó fuera en fase de grupos. Con un nuevo técnico fue a Sudáfrica 2010 en la que sorprendieron en el partido inicial venciendo a España, pero nuevamente se quedaron en fase de grupos, perdiendo con ello la última oportunidad de aquella generación.

4.- Portugal. Luego de que sorprendiera al Mundo en 1966, la selección portuguesa pasó un largo tiempo fuera los torneos internacionales. Lograr un bicampeonato a nivel sub-20 a inicios de los 90 hizo que volviera a acaparar reflectores por el talento que tenían sus jugadores. Luis Figo, Rui Costa, Abel Xavier, Jorge Costa y Pedro Pauleta eran los estelares de un conjunto que parecía capaz de darle un gran título a su país. Luego de no clasificar para el Mundial de 1994, llegó a la Euro 96 y se coló a los cuartos de final. Se perdió Francia 1998 y para la Euro 2000 parecía haber alcanzado su madurez tras llegar a semifinales. El Mundial 2002 era la oportunidad perfecta para ir más allá, pero una lamentable actuación los dejó fuera en primera ronda. Dos años después, la Euro 2004 le dio una nueva oportunidad de coronar a esa generación, pero Grecia les quitó el sueño y la oportunidad de lograr algo importante para esa generación.

El Portugal de Luis Figo se quedó a las puertas de un título

5.- Camerún. Luego de haber sorprendido al Mundo en Italia 90, Camerún se ganó el respeto del Mundo gracias al futbol desplegado, pero faltaba algo que pudiera quitarle la etiqueta de sorpresa  y ponerle la de favorito. Ese algo fueron los juegos Olímpicos de Sidney 2000, ya que la consecución de la medalla de Oro hizo pensar que por fin Camerún podría lograr algo grande. Con hombres como Samuel Eto´o, Geremi Nijtap, Pierre Wome, Carlos Kameni y Patrick Mboma todo hacía pensar que dominarían el futbol africano por un buen tiempo, algo que parecía confirmarse tras lograr el bicampeonato de la Copa Africana en 2000 y 2002. Sin embargo, no tuvieron la misma suerte en los Mundiales, pues se quedaron en primera ronda en 2002 y no calificaron al Mundial 2006. Conforme el grupo envejecía, el poder del equipo disminuyó y eso se vio reflejado también en África, lo que acabo por sepultar las esperanzas de ese grupo de futbolistas.

Lee también   ¡De película!

6.- Colombia. Luego de que Colombia tuviera una primera amarga participación mundialista en 1962, surgió una generación de jugadores que hicieron pensar que por fin se el cuadro cafetalero podría lograr algo importante en el futbol. Carlos Valderrama era el líder de una generación en la que destacaban elementos como René Higuita, Andrés Escobar, Freddy Rincón y Leonel Álvarez, quienes regresaron a Colombia a un Mundial en Italia 90 y se quedaron cerca de llegar a cuartos de final. Su cita con el destino fue el Mundial de 1994, pues luego de haber hecho una brillante eliminatoria, se colocaron como uno de los favoritos para ganar el certamen. Sin embargo, fueron eliminados estrepitosamente en primera ronda, acabando con las esperanzas de esta generación, que tampoco pudo tener un logro importante en la Copa América. Su última oportunidad fue para Francia 98, pero se quedaron varados en primera ronda, poniendo punto final a dicha generación colombiana.

La gran generación colombiana de los 90 no pudo confirmar las expectativas

7.- Nigeria. Otra selección africana que también ilusionó a sus aficionados y al mundo entero fue la de Nigeria, que fue la primera en conquistar un título fuera de su continente, los  Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Nwankwo Kanu, Celestine Babayaro, Víctor Ikpeba, Daniel Amokachi y Jay Jay Okocha eran los puntuales de aquel equipo, que además parecían tener un gran futuro en las ligas europeas. Su primera prueba fue el Mundial de 1998, en donde fue líder de grupo, pero cayó en octavos de final frente a Dinamarca. El supuesto poderío nunca pudo verse reflejado, pues tampoco pudo lograr una Copa Africana. El Mundial 2002 parecía el escenario para esta generación en plena madurez, pero fue eliminado en primera ronda. Ya sin varios de aquellos elementos encaró las eliminatorias para el Mundial 2006, pero una terrible eliminatoria lo dejó fuera del certamen y también fuera de cualquier ilusión para sus aficionados.

8.- Rumania. La destacada participación de Rumania en el Mundial de 1994 llegando a cuartos de final hizo pensar que eran una generación que podían aportar mucho al futbol. Comandados por el talento de Gheorghe Hagi, una generación de futbolistas entre los que se encontraban Dan Petrescu, Dorinel Munteanu, Florin Raducioiu, Ilie Dumitresco y algunos otros más hizo concebir grandes esperanzas entre la afición rumana, ganándose el mote de generación dorada. Sin embargo, no pudieron repetir otra buena actuación, pues en la Euro de 1996 no pudo pasar de primera ronda y en el Mundial de 1998 fueron eliminador por Croacia en octavos de final. Su última oportunidad fue en la Euro del 2000, cuando sorprendieron calificando en un grupo en el que estaban Inglaterra y Alemania, pero en cuartos de final Italia acabó de manera definitiva con la mejor generación del futbol rumano.

La Rumania de Hagi tampoco pudo confirmar las expectativas

9.- Ghana. Cuando parecía que el poderío africano se apagaba, hizo su aparición la selección de Ghana, que tuvo su primera participación en el Mundial 2006 y dejó una buena impresión tras llegar a octavos de final. Richard Kingson, John Mensah, Michael Essien, Stephen Appiah y Asamoah Gyan provocaron que el mundo volteara los ojos a su selección y los calificara como un rival a seguir. Ganar el Mundial sub-20 en 2009 hizo aumentar las esperanzas en el equipo, que llegó al Mundial 2010 como el equipo africano mejor posicionado y con grandes posibilidades de quedar en los primeros lugares. No obstante, quedaron fuera en un dramático partido de cuartos de final y con ello la selección se apagó, pues no pudo volverse un cuadro competitivo, lo que se evidenció en el Mundial 2014, cuando fue eliminado en primera ronda y con ello acabó con los últimos restos de aquella generación de futbolistas que ilusionó al país africano.

10.- Yugoslavia. Quizá sea el caso más trágico de una generación perdida, pues sus motivos fueron completamente ajenos al futbol. Ganadores del Mundial sub-20 en 1987, el grupo de jugadores de esa selección generaban grandes esperanzas en aquel país. Davor Suker, Zvonimir Boban, Robert Prosinecki, Pedrag Mijatovic, Igor Stimac eran los jugadores que tenían en sus pies el talento para lograr algo grande, como lo demostraron tras calificar a la Euro de 1992 de forma invicta, colocándose como una de las favoritas para el título. Sin embargo, los conflictos que se vivían en aquel país, hizo que fueran expulsados de aquel torneo, a solo días de que este diera comienzo. La situación era tan grave que los mismos jugadores sabían que aquella selección iba a desaparecer, algo que finalmente sucedió y provocó que este grupo de jugadores se desperdigara con sus selecciones, dando fin a aquella brillante generación de futbolistas.

Una brillante generación perdida por causas ajenas al futbol