Mucho se habla acerca de que el arbitraje está sumido en una profunda crisis, pero también habría que preguntarse ¿Por qué el arbitraje está en crisis?, ¿Cómo fue que se llegó a esta situación? El día de hoy presentamos una serie de razones por las que el gremio y el oficio arbitral han caído en una profunda crisis, lo cual no es privativa del futbol mexicano, sino que es un mal a nivel mundial.

1.- Por el reglamento.  Una vez que se empezó a jugar de forma regular, el futbol fe reglamentado para evitar cualquier incidente negativo, pero en su afán de ser justo, se creó una cláusula que ha generado mucha controversia, dado que se deja a criterio del árbitro las decisiones del juego, además de interpretar la intención de los jugadores, ya que en las faltas, por ejemplo, se trata de dar o intentar dar, generando una confusión que nunca ha podido ser solucionada.

2.- Por la velocidad del juego. Con el paso del tiempo, el juego ha experimentado un incremento en la dinámica, lo que ha ocasionado que sea imposible para los silbantes el poder estar al tanto de todo lo que ocurre en el campo. Pero no solo los árbitros principales, también los jueces de línea se han visto superados por esta tendencia, haciendo que cada vez sea más difícil su labor en el juego.

La dinámica del juego ha crecido tanto, que es difícil para los árbitros ver todo lo que sucede

3.- Por la falta de preparación. El arbitraje, como cualquier profesión, requiere de una actualización constante, pues de no estar al día de lo que sucede puede derivar en ejemplos de este tipo; sin embargo, se ha esparcido la opinión, sobre todo en el futbol mexicano, que los árbitros se muestran reacios a cursos de preparación o de actualización, tal como señaló recientemente el ex mandamás del arbitraje mexicano, Edgardo Codesal: “son flojos para trabajar”.

4.- Por la presión de los medios. Tal es la cantidad de equivocaciones que tienen los árbitros que los medios de comunicación hacen un eco demasiado grande acerca de los errores, magnificando decisiones que cambian el curso de un partido, pero sin generar una propuesta para remediar esta situación, contribuyendo de esta forma a hacer una losa más pesada para quienes son los encargados de impartir justicia en el terreno de juego.

Los arbitros que trabajan en los medios rera vez ayudan a sus colegas

5.- Por la “viveza” de los jugadores. En el afán de ganar, los jugadores utilizan una serie de artimañas para poder conseguir este objetivo, lo que incluye en muchas ocasiones el engañar a los árbitros, mediante simulaciones, empujones y una amplia gama de situaciones que hacen sea imposible ver todo lo que ocurre a lo largo de los noventa minutos.

Lee también   España se dejó perder en los Olímpicos para ahorrar dinero en los boletos

6.- Por la falta de liderazgo. Otro de los grandes males que ha afectado al arbitraje y que se ha agudizado en los últimos años es la falta de liderazgo entre quienes se dedican a ese oficio, pues son muchos los silbantes que tienen poco o nada de control sobre el juego y los jugadores, provocando que estos sean insultados, empujados o hasta ignorados por los actores del juego.

El arbitraje también sufre la falta de figuras

7.- Por la presión de los directivos. El tema de arreglos de partidos es algo con lo que al arbitraje siempre ha tenido que lidiar, lo que aunado a que se ha demostrado ya en varias ocasiones, ha hecho que poco a poco se vaya cayendo la credibilidad del medio, y sí se le suma la presión que ejercen los dueños, se agrega una piedra más en la labor arbitral.

8.- Por la presión de la afición. La labor del árbitro siempre ha estado bajo la lupa por parte de la afición, que ha hecho de los silbantes el enemigo número uno de sus equipos, pues en muchas ocasiones se van por la fácil criticando la labor del arbitraje, en lugar de ver el accionar de su equipo, o los errores que tuvo durante el juego.

9.- Por la tecnología. En vista de los errores, se decidió introducir la tecnología para poder ser más “justos”; sin embargo, hasta el momento, el balance no favorece a la misma, pues ha generado más dudas que certezas, y aunque se dice que es cuestión de adaptarse, todo indica que será una solución a largo plazo y no en el corto, tal como se mencionó en un principio.

10.- Por la falta de cultura. Por mucho que se pregone lo de Fair Play, lo cierto es que en la practica son pocos los que lo llevan a cabo, pasando a ser un mito más en el futbol, el cual ha hecho que la cultura del triunfo prevalezca sobre la cultura del espíritu deportivo, si es que alguna vez existió.

Se ha vuelto común que el arbitraje sea insultado o amenazado por los jugadores