El pasado lunes, la asamblea de la Liga MX tuvo la brillante idea de crear la Regla 10/8, que permite contratar a un número ilimitado de extranjeros siempre y cuando haya 8 mexicanos en su lista de 18 elementos para cada partido.

Es ahí dónde surgen las dudas, dónde no queda claro cómo se va a apoyar el desarrollo del futbolista mexicano.

columna de 10 regla 10 8

1.- Si de verdad esta regla es para el beneficio del futbolista mexicano, ¿dónde está el informe detallado de los pasos a seguir?, ¿cómo va a beneficiar esta regla al jugador?

En Alemania, actual campeona del mundo, hubo más gente foranea en su Selección durante estos últimos tiempos, pero fue un proceso gradual que duró 10 años y en la Selección mayor y sus clubes más importantes hubo continuidad.

Aquí, no hay ni informes detallados ni continuidad.

2.- A pesar de que “se invirtieron” 900 millones de pesos en el desarrollo de las fuerzas base y a los torneos por categorías, los jugadores mexicanos no podrán aprovechar estos beneficios.. al menos que tengan un padrino que les pague la entrada al máximo circuito.

3.-La regla indica que por cada partido deberán estar inscritos ocho elementos que hayan sido registrados en el futbol nacional antes de cumplir 18 años y tener desde ese entonces la nacionalidad mexicana.

Osea, como quien dice, por partido habrá la posibilidad de tener 11 extranjeros en el campo y ningún mexicano… porque es aquí a dónde me viene otra interrogante:

4.- La gente como Christian Giménez, Damián Álvarez o Daniel Ludueña, ¿contará como mexicana o extranjera?… Si cuenta como mexicana, entonces habrá cada vez menos material de Selección.

5.- Los extranjeros “se supone” que vienen a mejorar la calidad de la plantilla y a ser competencia para fomentar el desarrollo del talento mexicano.

Ah, no. ¡Esperen! ¿Cuál talento mexicano?… El que opacan clubes como Cruz Azul que prefieren traer a bultos en la delantera como Maranhao, Biancuchi y compañía, en lugar de darle la oportunidad a gente como Martín Galván.

Lee también   Seguiremos juntos

En fin, ¡si ganan los promotores, ganamos todos!

6.- Si todos los extranjeros fueran de la calidad de André- Pierre Gignac, pues no importaría que hubiera 10 dentro del campo. ¿ Por qué no copiar el modelo de Estados Unidos y tener un jugador franquicia por club?

Así aumentaría realmente la competencia para los mexicanos y se desecharían muchos jugadores foraneos que no sirven para nada.

7.- Esta regla, muy aparte de la obviedad del negocio, muestra la poca confianza del mexicano en sus propias cualidades.

La Selección sub-17 se ha vuelto una potencia a nivel mundial, y de los 44 elementos que salieron campeones en 2005 y 2011, apenas se formaría un equipo titular en primera división. ¿Dónde están los otros?

¡Pues queda demostrado que la cultura sí tiene influencia, y mucha, en lo que sucede en la cancha!

8.- Para la temporada 2017-2018 pasarán a registrarse a nueve extranjeros y nueve mexicanos por partido. ¿Será que bajará proporcionalmente el número de extranjeros hasta no tener ninguno?

9.- Nuestra última esperanza es que de los pocos buenos futbolistas extranjeros que llegan a México, estos se casen, tengan hijos y sus hijos se queden aquí en México y se dediquen a jugar futbol.

Ojalá y el hijo de André-Pierre Gignac salga futbolista y sea elegible para la delantera del Mundial 2034.

10.- La última reflexión es la más simple de todas y es en la que creo que todos nosotros, o la mayoría estamos de acuerdo: sigo sin entender para qué sirve en realidad esta regla 10/8  en el futbol mexicano.

La liga MX pasará a ser como la Serie A y la Premier League, en los que se juegan partidos sin futbolistas de aquellos paises; aunque comparar la calidad de la Liga con aquellas, sería como comparar la Concachampions con la Champions League.