¿Qué hubiera pasado si no hubiera nacido Albert Einstein?, ¿qué hubiera pasado si no hubiera nacido Mozart?, o Beethoven o algún genio que haya dejado historia en el rubro al que se haya dedicado.

O mejor aun es la siguiente pregunta: ¿qué hubiera pasado si estos genios hubieran nacido y no se hubieran dedicado a aquello en lo que dejaron huella?

Malcom Gladwell en su libro Fueras de serie indica que hay muchas personas con un Coeficiente Intelectual descomunal y habilidades increíbles… No obstante, y por desgracia nuestra, también dice que esa gente nunca se encontró en el lugar y momento adecuado, y ahora se ha perdido entre la humanidad.

“Era mi primer informe. Xavi tenía 12 o 13 años. Pero me arriesgué y escribí: ‘Su perfil se adapta al primer equipo del Barcelona’. Lo que no pensé jamás es que llegaría a semejante nivel de excelencia. A ser el mejor centrocampista del mundo. De la historia”.

Esto comenta Joan Vilà, actual Director de Metodología y ex jugador del Barcelona, y quien ejerció de guía, mentor y maestro de Xavi Hernández durante sus primeros pasos en Can Barça.

La teoría de Gladwell tiene sentido. ¡ La persona correcta en el momento, espacio y tiempo correctos!

Luego, Juan Manuel Asensi, primer entrenador de Xavi, decidió cambiar su posición dentro del campo:

“Él había llegado para jugar de enlace, entre el centro del campo y la delantera. Pero vi que algo no cuadraba. Así que me propuse hacer un cambio. Lo retrasé unos metros, lo puse de cuatro, y empezó a tocar y tocar, a aguantar la pelota, a dirigir. El chico tenía una mente prodigiosa. Y me dije… ‘Sí, he acertado’.

En nuestra vida pasarán cosas que no nos explicamos y aun así sucederán. ¿Nunca les ha pasado esto? . Pasará lo que tenga que pasar.

Xavi debutó en 1998 bajo las órdenes de Louis Van Gaal y tenía enfrente a un tal Pep Guardiola. ¡Tenía que competir por un puesto con quien más adelante sería su entrenador! y no fue nada facil, como él mismo lo relataría después:

Lee también   Fecha 3 drei - Resumen

“Fue una época complicada. Me sentía como un intruso”, declaró Xavi, quien llegó a llorar de desesperación y estuvo a punto de abandonar el Barcelona, club de sus sueños, para recalar en el AC Milán.

“Todo estaba firmado, pero al final me eché atrás. Quizá mi carrera habría cambiado de manera considerable… Hubiera sido una gran cagada irse del Barcelona”. ¿Qué hubiera pasado si…?

Su padre también relató esos momentos en los que la historia del futbol español pudo haber cambiado:

“Galliani ofrecía 250 millones de pesetas limpios por temporada, cuando el Barça le pagaba 40 millones de pesetas brutos. Además, estaba el tema de Pep, Por encima no tenía un jugador, tenía un símbolo”.

Sin embargo,Maria Mercè, su madre, y sus hermanos Òscar y Àlex, le aconsejaron que no fichara por el Milán y aguantara en el Barcelona. Hoy, 768 partidos (nadie ha jugado más partidos en el Barcelona) y 23 títulos después, podemos decir que Xavi escogió el camino correcto.

“Los futbolistas somos referencia para mucha gente y para niños… tenemos que ser ejemplares” o reconociendo que “nunca creí que mereciera el Balón de Oro”, son frases que demuestran su elegancia, sencillez y sobriedad. Tal y como es dentro del campo.

Este día, a 36 años de su nacimiento, Xavi podrá estar orgulloso de todo lo que ha conseguido y aunque él no lo diga abiertamente, se ha convertido en un mito del futbol mundial y el causante de que muchos niños piensen:

“De grande quiero ser como Xavi Hernández”

“6racies Xavi”. Gracias por existir y ¡feliz cumpleaños!