10 razones por las que América ya no es candidato al título

10 razones por las que América ya no es candidato al título
10 razones por las que América ya no es candidato al título

“¡No tenemos rival!”, fue lo que declaró Miguel Herrera en la euforia por haber conseguido el título de Copa MX. Casi un mes después de aquella declaración, el equipo se encuentra al borde de la eliminación, lo que  lo ha hecho perder el status de favorito. En esta ocasión enlistamos 10 razones por las que el cuadro americanista en este momento y por lo que se avecina, ya no es un candidato serio al título.

El plantel está roto.

Una de las principales fortalezas del equipo había sido la unión que Miguel Herrera había logrado con sus dirigidos, pero al parecer esa química ya se terminó. A los pleitos con Ménez, se suman los desplantes de Henry Martin y por si fuera poco, las agrias discusiones que Marchesin y los defensas tienen juego tras juego.

Sin olvidar que los jóvenes canteranos son señalados constantemente por el D.T. al estar ‘obligado’ a usarlos.

Al equipo se le acabó la banca.

Debido a las lesiones, el equipo se ha quedado sin hombres de refresco en el momento menos preciso: de cara a la Liguilla. Si bien todo indica que la mayoría podrán llegar a la liguilla, habrá  que ver cómo llegan a ella, sobre todo porque es de sobra conocido que el equipo que mejor cierra, es el que termina llevándose el título.

Y América va a la baja. Mateus Uribe no levanta su nivel, Oribe aún no toma participación y se antoja complicado que tome juego rápido; La sensible baja de Benedetti ha golpeado al esquema azulcrema mucho más de lo que se esperaba. Edson Álvarez es necesario para el acomodo de Guido y viceversa. Y su bomba, Nico Castillo, tendrá pocos minutos antes de la Liguilla.

Peralta y Castillo siguen sin ver acción después de sus lesiones.

Tiene dos rivales complicadísimos.

Santos y Veracruz son los equipos que aunque parecen cheques al portador, la realidad es que no lo son: Santos aún tiene posibilidades de Liguilla, y tiene la obligación de ganar el sábado para mantenerse con esa posibilidad, ya demostró el domingo pasado que está dispuesto a pelear por un lugar, por mínima que sea vea la oportunidad.

Veracruz es un rival que al igual que todos, juega su mejor partido en contra del cuadro americanista, los escualos por historia, por mal que vayan siempre se le indigestan a las águilas, por lo que no será un juego sencillo. La presión la tiene el América.

Tiene a los árbitros en contra.

Contrario a la creencia popular, se ha demostrado que el equipo americanista, al menos esta temporada, no ha recibido ninguna ayuda del arbitraje y lo que es peor para cualquier equipo, gracias a las declaraciones del Piojo Herrera contra el VAR, ya tiene al gremio arbitral en contra, algo que sin duda puede ser un factor en momentos decisivos.

Lee también   10 curiosidades de: Darwin Quintero
Brizio y el Piojo Herrera en dimes y diretes constantes

Su estilo de juego es muy predecible.

Ya con varios torneos dirigiendo al América, Miguel Herrera ha transmitido un estilo de juego que ahora le juega en contra, pues la mayoría de los rivales ya conocen de memoria un sistema que cuando se le bloquean la salida por las bandas, tiene pocas variantes, además de que sus mediocampistas no tienen capacidad de creación. Benedetti le proveía jugadas distintas, sin él, nadie tiene clara esta asignatura.

Sus delanteros tienen la pólvora mojada.

Ya desde el torneo anterior era evidente que el equipo no tenía un delantero capaz de ganar un partido por si solo; ni Peralta, ni Martin ni mucho menos Roger Martínez han demostrado un buen nivel a lo largo del torneo. Solo Henry Martin ha tenido cierta regularidad, pero se ha cansado de demostrar que nunca ha estado presente en los grandes eventos. La defensa y sus contenciones le han sacado algunos resultados con sus goles.

La defensa atraviesa por un gran bache.

Uno de los bastiones del América campeón fue la pareja de centrales Valdez-Aguilera y en particular, el central paraguayo era una auténtica garantía tanto en defensa como en ataque, situación que ha estado muy lejos de estar presente en la actual temporada.

No tiene la suerte del campeón.

Siempre hay algo que hace que los equipos que son campeones tengan amplias posibilidades de repetir, algo que se ha experimentado en varias ocasiones.

Pero en esta ocasión, el cuadro azulcrema no cuenta con esa madera que caracteriza a los buenos equipos, los que son capaces de ganar partidos de una forma u otra, algo que no ha logrado en esta temporada. Balones al poste cuando está arriba en el marcador y puede matar al oponente, no han entrado. Si por el contrario equipos como; Xolos o Toluca, le sacaron el partido acertando sus ataques.

No va a cerrar en casa.

Una de las grandes fortalezas que ha tenido el equipo a lo largo de su historia es cerrar eliminatorias en casa, nunca el equipo ha sido capaz de coronarse fuera del estadio Azteca. Si el América califica, cerrará todas las serias como visitante, haciendo aún más complicada la misión de repetir el título.

La presión ha rebasado al equipo.

América ha acumulado una gran presión, una presión que no ha encaminado de forma adecuada, siendo el resultado más visible las polémicas en las que se ha visto envuelto el equipo.

Por si fuera poco, todo indica que el Piojo ha perdido el control de sus dirigidos, y lo que parece aún peor, parece que han dejado de creerle.