[Tiempo de lectura: 2 minutos]
[Canción para acompañar: “Young Folks” – Peter, Bjorn & John]

Creemos que el fútbol es un deporte para grandes. Bien decía mi primer profesor de piano que no por tocar con mayor fuerza la tecla, la pieza musical iba a sonar mejor. Pero ahí iba, con la terquedad característica de un primerizo, a querer hacer ruido para llamar la atención. Creemos que el grande acapara reflectores. Creemos que quien acapare reflectores es grande. Por derecho natural e ignorancia, el pequeño no debe participar en pláticas de adultos. Su presencia incomoda, nos saca de enfoque; su ausencia es la única carta que se nos presenta para volver a lo nuestro. Creemos que los héroes visten de capa, son altos, fornidos, bien parecidos y, por supuesto, bien peinados. El raciocinio deja de ser razonable cuando alguien común y corriente llama la atención.

Creemos que la moneda compra el éxito, que el poder se mide en gasto y, por ende, que quien más invierta, más debe comer. Para que formar si se puede comprar, para que exportar si se puede importar. Creemos que la ley de la selva nos llevará a la cima. Y que esa cima nos hará mejores personas. Creemos en el resultado a corto plazo porque la paciencia es ficticia y sólo existe para aquellos cuya visión confundimos con locura. Creemos que el resultado es un objeto de plata con dos asas y nos olvidamos que la satisfacción es la copa que todo mundo desea levantar.

Creemos en el favoritismo de un grupo conformado por altos nombres, sólo por eso, los nombres. En un deporte de conjunto, estamos ansiosos de ver a alguien que rompa esquemas, reglas y suposiciones, que se levante por sobre todos con un cartel que diga “Yo pude solo”, que el individualismo se convierta en el ingrediente principal. Creemos que el hambre es sinónimo de sequía u obligación. Creemos que el pequeño no tiene hambre y que el grande siempre debe de tener. Creemos que si uno pisa la élite por novedad es, por naturalidad, para servir.

Lee también   MU 3-2 LIV | Deleitar Berbatov

Creemos que la historia es el presente. Nuestro interés se va con el actor joven, rico y guapo del momento, en lugar de indagar por el más interesante. Creemos que la hazaña es objetiva y general. Creemos que el Orgullo en Batalla es mayor al Fuego y Pasión que se ejerce en la misma. Creemos que el fútbol es un deporte predecible, monótono y autoritario. Creemos que la pelota bota mejor para el que mejor le sonría y no para el que mejor la trate.

Luego llegan equipos como el Cardiff City que hacen lo increíble.

Sígueme en @Nicoliszt.