Línea de Cinco

Esta semana en Línea de Cinco, un breve análisis de algunas causas que dejaron al bicampeón de América, Chile, fuera del Mundial de Rusia 2018, también dos grandes duelos en semana de UEFA Champions League, uno será un deleite estratégico, mientras que el otro enfrentará a dos depredadores del área, también hablaremos de la revolución de Marcelino en el Valencia y el peso del futbol mexicano cayendo sobre el pastor del rebaño.

Chile: Crónica de una muerte anunciada.

Después del subcampeonato obtenido en la Copa Confederaciones de Rusia 2017, no parecían los mismos, daba la sensación de que el hambre de ganar y peor aún, de competir, se les había terminado. Una generación que demostró que más allá de nombres, estaba integrada por hombres dispuestos a vaciarse en el campo con tal de conseguir la victoria, tristemente será recordada como una selección que se acabó a punta de indisciplina.

La Selección de Chile se cansó de demostrar en los años anteriores lo que era salir a jugar con un cuchillo entre los dientes en donde quiera que se paraba, parecía que el trabajo realizado por Marcelo Bielsa y Jorge Sampaoli había dado frutos y marcado un antes y un después para ‘La Roja’, sin embargo, cuando el éxito se sube a la cabeza y los protagonistas del mismo no son orientados correctamente, el resultado es un verdadera tragedia griega, o en este caso una tragedia andina, peor que el oscurantismo de Claudio Borghi.

Juan Antonio Pizzi y todos sus pupilos perdieron la brújula en la etapa más determinante de la eliminatoria más complicada y demandante del planeta, las indisciplinas fueron constantes y el estratega estaba consciente de las mismas, parece que la confianza en obtener como mínimo el boleto al repechaje intercontinental era tanta que lo importante para el técnico era mantener al grupo en armonía, mismo grupo que hoy se reparte culpas inútilmente. El mundo del futbol sabe que ésta, tal vez la mejor generación del balompié chileno, se merecía un mejor y más digno final.

Líderes en pugna continental.

Comandan sus ligas de manera contundente e indiscutible, hoy por hoy parece que ni los todopoderosos de la Premier League y la Serie A son capaces de mantener su paso, y como si fuera una agradable coincidencia del futbol, comparten grupo en la UEFA Champions League. Para deleite de todos los amantes del balompie, Manchester City y Napoli colisionarán en su mejor momento de la temporada y el Etihad Stadium será el escenario, dentro de la Jornada 3 del mejor certamen de clubes en el mundo.

El espectáculo tendrá su origen y estará condicionado directamente desde los banquillos, por un lado ‘La Máquina de Maurizio Sarri’ con su propuesta conservadora, pero letal en los momentos exactos, ha enseñado que no necesariamente requiere de la posesión del balón para ponerse en marcha y pasar por encima de sus rivales, caso contrario al de su adversario en turno.

‘Los Ciudadanos’ dirigidos por Pep Guardiola, cada vez asimilan mejor las ideas del estratega catalán y al igual que en sus mejores momentos con el Barcelona, la tenencia de la pelota es obligatoria, haciendo que su equipo recupere la misma lo más lejos posible de su portería y de ahí construyan las ofensivas que terminen con sus rivales. Un verdadero choque de estilos nos espera en este duelo.

La supervivencia del más apto.

Cuando dos tremendos depredadores del área se encuentran frente a frente, está claro que sólo se impondrá el que muestre mejores condiciones para hacerlo y justamente eso sucederá en la cancha del Santiago Bernabéu, cuando el Real Madrid reciba al Tottenham en la tercera fecha de la Champions League, el torneo que domina por excelencia el conjunto anftrión.

Lee también   El día dos: ¡de diez!

Cristiano Ronaldo llega como el máximo anotador en la historia de la competencia, mientras que su rival, Harry Kane se enfrentará a su primera gran prueba a nivel continental, un momento que lleva tiempo esperando, los dos son los máximos anotadores en lo que va de la actual edición del certamen europeo, estadística en la que el inglés aventaja por un gol al lusitano.

No sólo en sus clubes, sino también con sus selecciones han dado muestra de su instinto goleador y ambos consiguieron su boleto a Rusia 2018. Como ingrediente adicional estará en juego el liderato del grupo, ya que tanto ‘Merengues’ como Spurs cuentan con seis puntos. ¿CR7 seguirá dominando la tabla de goleadores en la Champions o será el gran momento de consagración de ‘HurriKane’?.

Revolución.

Mostró sus mejores dotes y habilidades como estratega durante su etapa en el Villarreal, pero el reto que asumió en la presente temporada no era para nada sencillo. Marcelino García Toral tomó las riendas del Valencia con el objetivo de regresar al club a los primeros planos en La Liga Santander, mismos que en épocas reciente abandonó sin dejar rastro.

Luego de ocho jornadas disputadas, el conjunto ‘Che’ es el sublíder de la competencia, apenas cuatro puntos abajo del Barcelona, pero el trabajo de Marcelino no se reduce sólo a esos buenos números, cada encuentro de la presente temporada, ha tenido espectáculo garantizado, recordando a más de uno que no sólo hay tres equipos en España y emulando las épocas más competitivas de la institución encabezada por Peter Lim.

García Toral le devuelve la vida cada semana a un equipo que parecía sepultado bajo el mandato del empresario de Singapur y sus allegados, el Valencia pelea de tú a tú con cualquiera y en el escenario que sea, sin embargo, habrá que esperar para saber si la revolución del estratega consigue trascender y cristalizarse en un proyecto exitoso o tan sólo se quedará como un buen e ilusionante inicio.

Derecho de piso.

Hoy más que nunca vive sus horas más negras como entrenador en México, la presión ya no es sólo de resultados, sino también mediática, totalmente normal si tomamos en cuenta que dirige a un histórico club como el Guadalajara. Matías Almeyda comienza a darse cuenta de la memoria tan corta que existe dentro del futbol mexicano.

Llegó a un equipo que cambiaba de timonel constantemente y nadie le daba ni siquiera un semestre al frente de Chivas, el argentino nunca se hizo menos ante el reto y el 28 de mayo de 2017, entregó el título obligatorio, un campeonato de liga que se los tapatíos llevaban 10 años sin obtener, sumado a un par de campeonatos de copa, daban muestra de que el ‘Pelado’ no sólo devolvió la estabilidad al conjunto rojiblanco, sino también las alegrías.

A menos de seis meses de haberse coronado ya se habla de su salida, luego de que el Guadalajara está prácticamente marginado de la próxima liguilla, Almeyda comienza a pagar el derecho de piso con la prensa, con la afición y con sus jefes directos, provocado por la falta de resultados, la mayoría de las veces sin evaluar otras circunstancias. Pero eso es un mal tradicional que aqueja desde hace mucho tiempo a la Liga MX y es que a torneos cortos, memoria corta.