10 figuras presas de sus vicios

El alcohol, las drogas y los excesos han marcado las carreras de muchas figuras, presas de sus vicios, que pudieron dar mucho más pero prefirieron perderse.

10 figuras presas de sus vicios
10 figuras presas de sus vicios

A propósito de Jérémy Ménez, caso reciente sobre un futbolista que llegó con cartel de estrella a México y su paso por el América y la Liga MX fue un rotundo fracaso, repasamos 10 nombres de estrellas que fueron presas de sus depredadores malos hábitos.

Jérémy Ménez

Fue 24 veces internacional con Francia, jugó una Eurocopa, vistió las camisetas de PSG, Milan, entre otros. Con ese cartel llegó Jérémy Ménez a México, pero su paso por tierras aztecas fue marcado por todo menos por el balompié.

Recientemente, se filtraron fotografías y un video del atacante galo en el que se ve con una dama de compañía, semidesnudo, con un papel de enrolar y en aparente estado de ebriedad.

Aunque negó haber consumido drogas, las imágenes hablan por sí solas, al menos, con lo anteriormente explicado.

Ahora, Ménez está jugando en el París FC, equipo de la segunda división de su país, una liga de perfil bajo, pero viviendo en la vibrante capital es probable que caiga en sus tentaciones preferidas.

Diego Armando Maradona

Proclamado por muchos como el mejor jugador de todos los tiempos, Diego Armando Maradona estuvo caracterizado por su talentosa zurda y ciertas debilidades.

Dos veces en los noventas dio positivo ‘El Diez’ por cocaína. Primero, en 1991, cuando fue sancionado por 15 meses. Luego volvió al fútbol, regresó a la cima y en el 1997, con la camiseta de Boca Juniors, recayó en el vicio. Además, era un fanático (o es) de los habanos.

Diego le dio un Mundial a Argentina en 1986 y es un ídolo de muchas generaciones futboleras, pero su relación con las drogas es una importante cicatriz en su laureada carrera.

George Best

«No mueran como yo», dijo George Best antes de morir. El alcohol se llevó al ‘Quinto Beatle’.

Cinco afecciones por cirrosis y un trasplante de hígado marcaron su vida. Murió por una sobredosis de fármacos inmunosupresores, pero lo que mermó su estadía en la tierra fue la bebida.

Best era un rockstar en la vida real y en las canchas.

Ganó una Copa de Eurocopa y dos torneos de primera división de Inglaterra con la camiseta del Manchester United, club con una afición que lo recuerda con mucho cariño a pesar de su otra vida.

Ronaldinho

Todos nos preguntamos lo mismo. ¿Y si Ronaldinho no se hubiese ligado a las fiestas, el alcohol, las mujeres y excesos? Quizás estuviésemos hablando del más grande todos los tiempos.

Y es que lo que hacía ‘R10’ en las canchas, al menos en su mejor momento con el Fútbol Club Barcelona, era para levantarse y aplaudir. Tenía una habilidad única para quitarse jugadores de encima, llegar a la frontal o al área y definir.

Pero luego de la recordada Copa del Mundo con Brasil en 2002 y la Champions League de París, la carrera y el rendimiento de Ronaldinho se vino abajo. Siempre fue un hombre alegre, que disfrutaba de las fiestas, pero todo en exceso es malo.

Lee también   El divertido entrenamiento de Diego Maradona con Cumbia

El brasileño revivió al Barça y luego trató de volver a encaminar su carrera en Milan y otros clubes. Quedaban algunos toques de magia, pero nada era como antes.

Paul Gascoigne

Para muchos, el caso de Paul Gascoigne es el que más lástima genera.

Cuatro botellas de whisky al día parece demasiado, pero para el exjugador inglés no. Su adicción comenzó como futbolista, y ya retirado, no cambió.

Se han filtrado sus fotos en las calles, con heridas en la cara y otras partes del cuerpo. Su deterioro físico es notable, más aún tomando en cuenta que fue figura de la selección de Inglaterra. Ha sido detenido en varias ocasiones por su estado de ebriedad, pero aún más veces ha terminado hospitalizado.

Tiene 52 años, pero aparenta mucho más.

Sócrates

El doctor Sócrates tuvo dos grandes «peros» en su carrera: el alcohol y el cigarrillo.

Su condición de ídolo en Brasil y su rol de médico nunca pudo acabar con sus vicios por la bebida y por fumar.

Brilló con la selección ‘canarinha’ en los ochentas. En 2011, una cirrosis hepática acabó con su vida. Otro crack que el alcohol se llevó.

Garrincha

Sí, otro brasileño. Parece que las figuras de Brasil están relacionadas a fiestas, vicios y excesos. Pero así son, talentosos y pachangueros.

Garrincha, «El Ángel de las piernas torcidas», fue un futbolista irrepetible, con un talento tan grande que un sector en Brasil lo llegó a tildar de «más mágico que el propio Pelé».

Ganó dos mundiales con Brasil (1958, 1962), tuvo más de 20 hijos, el alcohol lo retiró del fútbol y le quitó la vida en 1983. Otra víctima de la cirrosis…

Adriano

«El Emperador» Adriano. Fue lo más parecido a Ronaldo Nazário en la primera década del milenio. Una combinación de potencia, velocidad, fuerza y goles. Pero la depresión lo llevó a perderse en el alcohol; un caso muy triste.

Su padre murió cuando jugaba en el Inter y su carrera se fue por la borda. Bebía todos los días, aumentó exageradamente de peso, probó las drogas y llegaba tarde a los entrenamientos.

Gerd Müller

Uno de los máximos anotadores en Copas del Mundo, histórico de la selección alemana, del Bayern y del fútbol germano. Gerd Müller tuvo una carrera casi intachable.

El ‘killer’ alemán ingresó a rehabilitación poco después de su retiro por sus problemas con la bebida. Müller llegó a confesar que tomaba hasta cinco litros de vino diarios y al decirle adiós al balón estaba quebrado, sin trabajo y a punto de divorciarse.

Jorge ‘Mágico’ González

Si a un futbolista le dicen ‘Mágico’, solo puedes pensar que era un fuera de serie. Era el caso de Jorge González.

El salvadoreño, quien llegó a ser comparado con Maradona, tenía un talento maravilloso, al punto de ser el futbolista más grande de El Salvador en la historia. Pero el propio ‘Mágico’ reconoció que sus problemas con el alcohol y su indisciplina hicieron que perdiera su carrera.

«No soy un santo. Me gusta la noche, soy un irresponsable y un mal profesional», admitió.