10 reflexiones sobre Flamengo, el arrollador campeón de la Copa Libertadores

 

El sábado, Flamengo cortó 38 años de sequía continental y se apuntó su segunda Copa Libertadores en su historia al cumplir con su papel de favorito ante un River Plate que vive el mejor momento de su historia.

El triunfo del “Mengao” tiene un fuerte toque europeo, así como la Libertadores misma. El cuadro carioca invirtió fuerte y ganó, más aún, logrando hacer equipo en pocos meses, de la mano milagrosa del portugués Jorge Jesús que llevó de nuevo a la gloria de Libertadores a la casa rojinegra, desde que en 1981 de la mano de Zico celebrara la torcida más grande de Brasil.

Aparte de un estilo coral avasallante, el equipo de Río de Janeiro está lleno de figuras con experiencia internacional. Por algo, ya ganó el Campeonato Carioca (torneo de Río de Janeiro), y el domingo sin jugar, con la derrota de Palmeiras 1-2 ante Gremio, se volvió  campeón del Brasileirao (Liga) habiendo ganado el día anterior la Copa Libertadores.

La experiencia y valía de los jugadores, sirvió para que, a pesar de cabalgar en la segunda ronda de Libertadores de forma arrolladora, no desmayara en una final que no jugó bien, pero que cerró en los últimos diez minutos con dupleta de Gabigol.

Este equipo deja muchas lecciones. Vamos a repasar 10 reflexiones importantes que nos deja esta conquista continental.

Jorge Jesús había perdido dos finales de Europa League con Benfica

1-Marcado acento europeo

Un detallazo: los ganadores de las competiciones de clubes Conmebol son europeos. El español  Míguel Ángel Ramírez sacó campeón a Independiente del Valle en Copa Sudamericana y ahora lo hace el portugués Jorge Jesús en Libertadores. Es interesante que se incorporen métodos de trabajo más modernos y rigurosos en la región, en especial donde impera la creencia que con “huevos”, “ganas” y “aguante” se pueden sacar partidos. Una visión del fútbol de élite puede ayudar a potenciar los constantes talentos que surgen de la región.

Gabigol fue uno de los fichajes más caros de la temporada

2-Invertir, invertir.

Flamengo, para hacer historia, no escatimó en recursos, en inversión. Administró bien los recursos que entraron por la venta de Lucas Paquetá y Vinicius Jr. antes de arrancar 2019 y se armó una plantilla de 230 millones de dólares. En fichajes para 2019, nada más gastó 50 millones de dólares, pero llegaron sus tres protagonistas principales: Gabriel (Gabigol), Bruno Henrique y Georgean de Arrascaeta.  Su rival en la final, River Plate, tiene una nómina de 120 millones. Económicamente, la balanza se inclinó a favor del brasileño.

3-Experiencia fue primordial

Sobre la cancha, había un concierto de jugadores que ganaban por amplia experiencia a los de River y a los que enfrentaron anteriormente. Incluso, varios jugaron  finales continentales en Europa y la ganaron.  De los once titulares, siete tuvieron experiencia en Europa.

Filipe Luis (Atlético Madrid, Chelsea, finalista Champions y campeón Europa League), Pablo Marí (Nastic, La Coruña), Diego Alves (Valencia, Almería), Rafinha (Bayern Múnich, campeón de Champions), Gerson (Roma, Fiorentina), Gabigol (Benfica, Inter) y  Bruno Henrique (Wolsfburgo) llenaron de kilates el peso de la plantilla de Flamengo.

Filipe Luis llegó en julio con dos finales de Champions, dos Europa League, una Copa América y una Confederaciones encima

 

4-Extraordinarios refuerzos “europeos” de verano

La pausa de la Copa América fue lo mejor que le pudo pasar a Flamengo. A fuerza de fichajes y chequera, prácticamente se reconstruyó para sacar ventaja sideral a quienes en ese momento compartían con ellos la fase de octavos de final. Empezando por el técnico, Jorge Jesus, llegaron refuerzos con mucha experiencia en Europa en el mercado de verano. Y llegaron del viejo continente. Filipe Luis (Atlético) y Rafinha (Bayern Múnich) cuentan más de una década en Europa, con títulos encima. Se fichó un español, Pablo Marí (Deportivo La Coruña, ficha del Manchester City) y se repescó un hábil volante,  Gerson (Fiorentina). Cuatro titulares de la final, con claro acento defensivo,  más el técnico, llegaron para el remate de año. Hasta se habló de Mario Balotelli. River solo fichó a Paulo Díaz en el receso de la Libertadores. La lección gerencial que deja, es que en un torneo que se divide en dos en el calendario, es bueno tener recursos para asumir la segunda mitad, las etapas de eliminación directa.

Lee también   Marchesín, con pie y medio afuera del Mundial

 

5-Rápida amalgama

Ahí entró la mano de Jorge Jesús. Hacer que en semanas, lo que era la pausa de la Copa América (y paró el Brasileirao porque era en Brasil, porque si no, se jugaba corrido), algo que técnicos les cuesta meses. Jorge Jesús armó un equipo sólido, con alto entendimiento entre sus jugadores que terminó remontando todo. En liga, antes de la pausa, Palmeiras era líder con 25 puntos y Flamengo, cuarto con 27. Hoy en día, Flamengo le sacó 13 puntos a Palmeiras y estaba tan sobrado que gritó campeón sin jugar en un fin de semana inolvidable para sus hinchas. Así mismo, en Libertadores se volvió una máquina, cuando avanzó de la fase de grupos con más dudas que certezas.

Al pobre Abel Braga no le tuvieron paciencia

6-Firmeza y recursos

Parte de este éxito, ya se ha dicho, es que Flamengo gastó lo indecible para ganar la Libertadores y el torneo local. Y aparte, la frialdad de la directiva para tomar decisiones. Si bien, pasaron de fase de grupos y en liga aún parecía alcanzable, la directiva de Flamengo no tuvo piedad y echó al DT Abel Braga (quien empezó dirigiendo la Libertadores y la temporada ) y trajo a Jorge Jesús con la tromba de refuerzos mencionados. No hubo paciencia en una temporada 2019 que empezó con los fichajes de Bruno Henrique, De Arrascaeta y Gabigol.

El trío letal De Arrascaeta, Gabigol y Bruno Henrique. Entre los tres han marcado 67 goles de los 95 que ha anotado Flamengo entre Libertadores y Liga

7-Dejar lo que está bien, reforzar lo malo

Jorge Jesús fue pragmático:  Gabriel ya venía haciendo buenas actuaciones en el ataque junto a Bruno Henrique y De Arrascaeta, el enganche efectivo, se entendía muy bien. Tan bien va que entre los tres, han marcado más de ochenta goles este año. La movilidad de Gabigol, el juego externo de Bruno Henrique y el uruguayo que se ha vuelto un gran lector de jugadas no necesitaba mayores retoques. Ahí, la tarea estaba hecha y solo había que hacer algunos ajustes. Pero, Flamengo, antes de la pausa de Copa América, era el equipo más goleado de los diez primeros de la tabla con 9 dianas recibidas en 9 partidos. Una por juego. Eso, obligó a traer a, un central y dos laterales. Lo maravilloso, al estilo de Kico en El Chavo, se fichó a elementos realmente envidiables.

En las semis, Flamengo le metió un 5-0 a Gremio en el Maracaná

8-Firmeza de local

Para llegar a la final, Flamengo “solo” tenía que hacerse fuerte de local en tres partidos (octavos,cuartos y semis). Y lo logró de forma contundente: fueron  tres triunfos, todos con más de dos goles y el arco en cero. Una defensa que coordina bien, que tiene laterales de experiencia y se cierra atrás bien, aparte de tener apoyo de un buen cinco como Arao, termina sacando juegos.

Cuando al minuto 82 parecía que River Plate acariciaba el título, vino una remontada a lo Manchester United del 99

9-Nunca baja la intensidad

Hay un dato que no puede ser menor  17 de los 24 goles marcados por Flamengo en Libertadores fueron en la segunda mitad, un 71% de las dianas. River Plate lo padeció en infernales ocho minutos finales, cuando en par de parpadeos, Gabigol lo sentenció con dos dianas. Jorge Jesús ha sabido mantener este equipo entero durante todo el partido, con buena lectura en los cambios.

Hasta los Stormtroopers se hicieron presentes en una memorable antesala a la final

 

10-Final ejemplar

Más allá del juego, queda como reflexión el éxito de la final única en sede neutral. El espectáculo musical previo, hinchas de ambos bandos sentados unos al lado de otro sin problemas y un masivo traslado de aficionados a la final, algo de lo que se dudaba por las economías y distancias en Sudamérica. Cero fallas en protocolo y 170 países que disfrutaron en vivo el partido. Fue un paso evolutivo en la “europeización” de la Conmebol. Ya la final de Copa Sudamericana a final única había sido exitosa y con esto se ratifica un avance en la modernización de las competiciones.