A cinco años del FIFAGate ¿Ha cambiado el fútbol?

Tal día como hoy, un 27 de mayo, pero de 2015, por estos lares del mundo nos levantamos de la cama con una noticia que sacudió a los futboleros.

En el bar del Hotel Baur au Lac en Zúrich fueron emboscados siete dirigentes del fútbol mundial que se preparaban para asistir al 65.º Congreso de la FIFA. Lo principal era lograr la extradición de estos dirigentes y de inmediato, se dispararon otras 14 órdenes de arresto.

Era la víspera de la reelección de Joseph Blatter a la presidencia de la FIFA. El movimiento venía del FBI, de los Estados Unidos, que vio como cuentas bancarias de los acusados presentaban movimientos abultados con posible dinero de sobornos.

Sobornos para derechos de competiciones internacionales. Sobornos para votar por Rusia o Catar para los Mundiales. En esto último, Estados Unidos fue derrotada como sede y algunos hablan que esto hizo mirar la justicia a movimientos que siempre habían estado ahí. FBI se defiende: las investigaciones vienen desde 2011.

Han pasado cinco años desde aquella emboscada en Suiza. ¿Ha cambiado realmente el fútbol? Dejamos algunas reflexiones a un lustro de la noticia más impactante que ha tenido el balompié.

1-Lentitud procesal

De los 26 acusados en las redadas iniciales, apenas cuatro fueron hallados culpables. Otros cuatro fueron beneficiados con la libertad condicional y el resto, aún esperan sentencias. Varios de ellos con arresto domiciliario. La justicia de Estados Unidos lleva cinco años y contando en este proceso engorroso.

2-Lynch, la fiscal sagaz

La intervención de la fiscal Loretta Lynch fue determinante. Se pudo llevar a los tribunales de EEUU a muchos y a los tribunales de sus países a otros. Se conoció en detalle quienes, cómo y cuánto recibieron de los dineros del fútbol. Una labor titánica en corto tiempo. Sin embargo, al ser redistribuidos a otros fiscales los casos, han perdido cierta velocidad en las sentencias

3-Welcome to Miami, latinos

Al estallar las acusaciones contra dirigentes del fútbol, voces del continente americano se cuestionaron que más del 70% de los supuestos corruptos eran de Conmebol y Concacaf. ¿Acaso no hay más corruptos en Asia, África y la misma Europa? Hay una explicación: Los directivos latinos triangularon sus sobornos con cuentas en paraísos fiscales que terminaban moviendo los fondos a Florida. De hecho, muchos tenían propiedades en Miami. Ahí, la justicia americana pudo rastrear orígenes del dinero. De hecho, hace algunas semanas un banco israelí con sede en Florida ofreció detalles de transacciones de sobornos. Está lejos de terminar.

4-Hipocresía dentro de FIFA

Chuck Blazer, fallecido en 2017, era un dirigente norteamericano fundamental en la trama del FIFAgate. Él, aunque fue hallado culpable en casos de corrupción, actuó como informante para el FBI. Quizás por ser soplón, a Blazer la FIFA lo inhabilitó de por vida. Lo mismo pasó con Sergio Jadue (expresidente federación chilena), quien se entregó, colaboró con la justicia gringa y fue inhabilitado de por vida. Mientras que en otros casos más hondos y comprobados como Sepp Blatter o Michel Platini la suspensión de cargos de fútbol se redujo a solo ocho años. Algunos casos, como el de Juan Ángel Napout, expresidente de Conmebol se limitó solo a 90 días.

Lee también   LaLiga de España aún tiene "muchas posibilidades de jugar un partido en Miami"

5-Lejos de terminar

En abril aparecieron nuevos reportes de sobornos a la Confederación del Caribe. Hace unas semanas, un banco israelí reveló transacciones por más de 30 millones de dólares y entregó a la justicia norteamericana con nombre y apellido. Van pocos sentenciados, el caso está lejos de estar cerrado.

6-Mejoras en los derechos

Si hay algo positivo, es que la negociación para derechos por los eventos se ha hecho más abierta en muchos países. Un poco más transparente y mejor distribuido ha sido ahora. Ejemplo, en la zona Conmebol, la más golpeada por los encarcelamientos, los clubes clasificados a Sudamericana y Libertadores han triplicado sus ingresos.

7-Salta a la pantalla

Aprovechando lo que significó para el fútbol, el caso del FIFAGate salta a la pantalla a través de una serie en Amazon Prime, llamada “El Presidente”, en la que el protagonista es Sergio Jadue, presidente de la asociación chilena quien terminó siendo agente encubierto de la FBI.

8-Muchos siguieron

Si bien rodaron las cabezas, en América Latina quedaron muchos directivos medios, secretarios generales y más aún enquistados en las Federaciones. Gente que conocía del Modus Operandi de quienes fueron apartado y que incluso, aún mantienen cierto contacto y cierta zona de influencia. No hubo una reestructuración de raíz.

9-Catar siguió siendo Catar

Alejandro Burzaco (Traffic, derechos de TV) declaró que Julio Grondona, Ricardo Teixeira y Nicolás Leoz y votaron por Qatar 2022 a cambio de sobornos de más de un millón de dólares cada uno. En el último informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos se afirmó que las votaciones que designaron a Rusia y Qatar para ser sedes de los Mundiales de 2018 y 2022 estuvieron acompañadas de irregularidades. A pesar de esto, más otras denuncias de violaciones a los derechos humanos, FIFA lejos de dar su brazo a torcer en cuanto a Catar, parecer ratificarla y defenderla cada vez más.

10-No cambió mucho

El último tópico es un abreboca de lo poco alentador. En los primeros años, sí se vio un movimiento de intentar lavar la imagen de las federaciones internacionales. Pero poco se ha avanzado en políticas profundas anti-corrupción. Y aparte, tampoco se tratan otros casos que golpean al fútbol, como el amaño. El fútbol tembló con esta medida, pero aún defiende con dientes y garras su aura de impunidad.