Así es el esperanzador Milan después del parón

Cuando Stefano Pioli tomó al Milan en octubre de 2019, el camino era muy oscuro. Entró para relevar a Marco Giampaolo, que había dejado en el puesto 13 de la tabla y el recibimiento de su nueva afición fue un Trending Topic nacional en Italia: #PoliOut.

Los rossoneri no le querían por ser hincha declarado del Inter. Pero la entidad lombarda siguió adelante y le reiteró el apoyo. El arranque no fue fácil: en sus diez primeros partidos, es decir, sus juegos de lo restante en 2019 en Serie A fueron cuatro derrotas, dos empates y cuatro triunfos, poco convincentes por cierto.

En el naciente 2020 mejora la cosa. Aparecen victorias consecutivas y los refuerzos de invierno, como Zlatan Ibrahimovic, Alexis Saelemaekers o Simon Kjaer hacen el trabajo.

Se paraliza el fútbol mundial por la pandemia y al retornar, Milan se volvió un equipo excelso, que enamora a sus aficionados, algo difícil por el corazón bien roto y pisoteado tras decepciones recientes. Este Milan, que aún no pierde (y la racha es buena, siete triunfos, tres empates), puede significar esperanza para la próxima temporada. Por los momentos, está cuidar ese boleto a Europa League, esa sexta plaza. Y cerrar la temporada de la mejor manera, con las dos jornadas que faltan.

¿Qué hizo Pioli para revertir el terrible momento? Vamos a repasar.

I-Estabilizar el esquema táctico

Pioli ha encontrado estabilidad en su sistema 4-2-3-1/4-4-2, dándole continuidad al doble pivote Kessié- Bennacer (de buen robo y salida), situando a Rebic por la izquierda y a Çalhanoğlu como enganche en el 3-1 o delantero atrasado en el 4-2, con y sin Ibrahimovic. La apuesta ha sido fortalecer el centro, la espina dorsal del equipo.

II-Mejorar la posesión

Aunque el Milan es un equipo bastante directo, su posesión de balón luego del regreso de la pandemia ronda el 55%. Y esto se debe en buena parte a la buena salida que le dan los pivotes Kessipe (89,2% de pases buenos) y Bennacer (88%). Ese aspecto ha mejorado mucho tras el retorno por el parón.

III-Lluvia de goles

De los 56 goles que tiene el Milan en la temporada 2019-2020 de la Serie A, 28, la mitad exactamente, cayeron en estos diez partidos tras la reanudación. Aquí el peso de Zlatan Ibrahimovic ha sido importante, con cuatro goles en el retorno, de sus siete anotados en 2020. Pero el caso más llamativo es el de Ante Rebic, que solo en el 2020 ha marcado más goles (11) que en temporadas enteras en su Eintracht Frankfurt. Muchos recuerdan su versión bestia de la era 2018, en la que con dos goles suyos le ganó la Pokal al Bayern. Tras la reanudación, metió cinco de su oncena de dianas. La misma cantidad en post pandemia la tiene Çalhanoğlu, turco asentado en la creación.

Lee también   10 derrotas que marcaron el fin de una era

IV-El momentazo de Rebic

Interesante lo de Rebic. Los últimos partidos ha rendido bastante como extremos por la izquierda, con mucha llegada. Y realización. En los primeros juegos tras la reanudación, estuvo de única punta y también marcó. Ha sido bien versátil y los números avalan su juego. Es el jugador más determinante del equipo en el 2020. 11 goles y dos asistencias desde enero, cinco dianas en la etapa de vuelta al fútbol.

V-Çalhanoğlu, un gran playmaker

El turco se ha vuelto un cerebro en el dispositivo milanista. Por fin, se la da buena utilidad en el rossonero. Ha creado en toda la temporada 43 chances de gol, 14 en los últimos partidos. Se volvió el asistidor post pandemia, con siete balones servidos para gol y cinco anotados por él.

VI-Ibrahimovic, fenomenal

Ibra no pierde potencia. Cuatro goles, tres asistencias y doce chances creados de gol son sus números en el remate de temporada, en los últimos diez juegos. En los últimos partidos ha sido la punta de ataque, pero es dinámico y colaborador con sus compañeros.

VII-Poder en el banco

Milan, como pocas veces en el último año, puede exhibir profundidad. Post pandemia, Rafael Leao viniendo del banco ha anotado tres goles y es un formidable reemplazo. Samu Castillejo, Giacomo Buenaventura, Lucas Paquetá, entre otros, llegan para hacer crecer al equipo o estabilizarlo. También han tenido su oportunidad como titular o cedieron la misma para tener este equipo potente de los últimos tiempos.

VIII- Centrales de hierro

Tanto Kjaer (derecho) como Romagnoli (izquierdo), los dos centrales más habituales en la defensa rossonera, tienen pie y visión de juego. Tras la pandemia, la defensa rossonera solo ha permitido nueve de los 45 goles que ha recibido en toda la temporada, así que esa yunta ha evolucionado al punto que da salida desde el primer toque, pero que también retiene al rival.

IX-Theo Hernández

El francés, lateral izquierdo con mucha proyección, tiene una buena cantidad de goles y asistencias esta temporada (6 y 3). En el retorno lleva una diana y una asistencia. Se está proyectando con mucho más criterio y es efectivo en el ataque, aparte que retrocede bastante bien. El exmadridista no tiene techo y es de gran ayuda para este equipo.

X-Sin temor a los de arriba

A excepción del Inter, que no se lo encontró tras la reanudación, Milan se despachó a los pesos pesados del Calcio: 2-0 a la Roma, 0-3 a la Lazio, 4-2 a la Juventus y un emocionante empate con el rebelde Atalanta, equipo rebelde en las dos últimas temporadas. Las siete victorias tras el retorno pandémico tienen un peso importante que invita a soñar.