Así tuvieron éxito Independiente del Valle y la «nueva» Copa Sudamericana

Independiente del Valle ha coronado temprano con el alzamiento de la Copa Sudamericana un ciclo de transformación de un modesto equipo a un ganador continental. En menos de tres años jugó final de Copa Libertadores (2016) y ganó el fin de semana la segunda copa en importancia, derrotando 3-1 a Colón de Argentina.

El secreto es una sólida estructura de desarrollo, visión empresarial y en esta edición, la mano de un español que vino de la mano de la academia de desarrollo más grande Catar.

A la par, el modesto equipo de Sangolquí, una pequeña localidad a 30 km de Quito, Ecuador, puso punto y final a la edición de Copa Sudamericana más sólida desde que se instauró el campeonato en 2002. Así que, repasemos un poco las claves del campeón y de este torneo, que dio un salto importante.

Con apenas nueve años en primera, IDV no tiene mucha afición, pero sí un grupo fiel y un país que simpatiza por ellos

Visión gerencial

En 2007 este club tenía por nombre Independiente José Terán. Fue hasta ese año, que, Michel Deller, exitoso empresario de Ecuador, en conjunto con otros colegas tomaron las riendas del club con ansias de implementar una seguidilla de estrategias empresariales y marcar un antes y un después en la institución y el futbol ecuatoriano. Fue ideado como un gran semillero de jugadores, con todas las comodidades (habitaciones para 120 jugadores, canchas, comedor, escuela secundaria) y cuyo principal ingreso sea la venta de jugadores. Así  funciona, hasta hoy.

En 2016 perdieron la final de Libertadores con Atlético Nacional de Medellín

Ascenso vertiginoso

Tras las conquistas locales y continentales de Liga De Quito  (Libertadores 2008 y Sudamericana 2009), el único que entendió que había que seguir este ejemplo fue Independiente del Valle, que se convitirtió en otro revolucionario de la forma vetusta de gerenciar equipos en Ecuador. En 2010 ya estaban en primera y en 2016 perdió la final de Libertadores con Atlético Nacional, eliminando en el camino a Boca, Pumas UNAM y River Plate. Esa gran campaña le dio posibilidades de tener un mejor piso económico, proyección y captación de seguidores.

Vitrinas llenas, pero de títulos en inferiores

La Copa Sudamericana es el primer título a primer nivel de esta casa. No tiene ligas ni copas domésticas. Apenas dos títulos de segunda división.  Pero a nivel  de inferiores, tiene 26 títulos, de los cuales, 23 son nacionales: 5 campeonatos de reserva (s-21), 8 de sub-18, 9 de sub-16, y 1 para sub-14 y sub-12. También, es el actual sub-campeón de la Libertadores Sub-20 y es el único equipo del continente que ha participado en todas sus ediciones (4). Ha sido el único representante ecuatoriano en ese evento.

El DT Miguel Ramírez, que viene de Aspire, Catar, se deja querer por sus dirigidos

Mano de Catar

Entre tantos convenios nacionales (30 escuelas) e internacionales, hubo uno muy significativo: con la Academia Aspire de Catar (alguna vez lo explicamos acá, clica aquí ). Esta academia con la cual se firmó alianza en 2015 bajo la bendición de Bora Milutinovic, con marcado acento español, envío a varios entrenadores a Ecuador a colaborar con trabajos, entre ellos el técnico campeón de Sudamericana, el español Miguel Ángel Ramírez.

Rescalvo, en el momento que pensaba que se la «comía» dejando IDV por Emelec

Oportunidades: las pintan calvas

El español Ismael Rescalvo, un aventurero que pasó por varios equipos de Sudamérica antes de caer en Independiente del Valle, dejó sorpresivamente al club para marcharse al Emelec, luego de conseguir clasificar en la primera ronda al eliminar al argentino Unión de Santa Fe. Su compatriota, Miguel Ángel Ramírez, “El Calvo”, que dirigía las inferiores, tuvo su primera oportunidad como técnico de un equipo profesional. Su debut en Sudamericana fue goleando 5-0 a Universidad Católica de Chile. El proceso prometía.

Lee también   10 reflexiones sobre Flamengo, el arrollador campeón de la Copa Libertadores
Ramírez tiene influencia de La Masía

Buen mix

Ramírez, que traía las ideas de La Masía que se aplican en Catar, tuvo buena mano con Independiente. El equipo, de por sí, ficha jugadores con buen biotipo (espigados, fortachones, morenos veloces). Faltaba algo de técnica y táctica. “El jugador de Ecuador es talentoso, pero le falta hábito”, dijo a mediados de torneo.  Sobre eso se trabajó, aparte de una buena combinación de jugadores de experiencia  con jóvenes: Quitando a Pellerano, Pinos, Mera y Torres, el plantel va entre los 18 y 22 años, con algunas excepciones de 25 y 26 años. Habla del espíritu formativo del club.

Alejandro Cabeza fue el más destacado del equipo con cuatro goles y cuatro asistencias

Solidez en casa

A pesar de que no es su hogar, el Rumiñahui de Sangolqui, en el Atahualpa de Quito, aprovechando la altura (2850 msnm), el cuadro rayado ganó todos sus partidos sin recibir gol, excepto en la semifinal que empató 2-2 con Corinthians. Unión (2-0), Universidad Católica (5-0), Caracas (2-0), Independiente de Avellaneda (1-0), fueron las víctimas. Caso contrario, fue un pésimo visitante que perdió todos sus partidos, excepto el 0-0 en Caracas y el maravilloso triunfo 0-2 en Sao Paulo ante Corinthians.

Crisrtian Pellerano le da un equilibrio en la medular notable al equipo

4-1-4-1 como fórmula del éxito

En ningún partido Ramírez cambió de dibujo táctico. Con una línea defensiva sólida de cuatro, Cristian Pellerano podía hacer de cinco y cubrir una enorme cantidad de terreno, para defender y dar salida. Por los costados, muy bien los extremos John Jairo Sánchez y Cristian Dájome aportando tres y cuatro goles cada uno, con dos asistencias cada uno. Y también, tener un «nueve» confiable como Alejandro Cabeza, que marcó cuatro goles y dio cuatro asistencias. Su «nueve» sustituto, el panameño Gabriel Torres, quien llegó en octavos, también aportó con juego y marcó dupleta en el histórico juego ante Corinthians en Sao Paulo (0-2). En la final, fue muy superior en lo físico y en lo táctico a Colón.

El recital de Los Palmeras, a estadio lleno, fue antológico

 

Éxito la final única

La primera gran prueba para la actual gestión Conmebol, que cambió calendarios de competiciones y modificó este evento junto a la Libertadores a final única fue superada. El estadio  en Asunción se llenó (en su gran mayoría por hinchas de Colón), hubo espectáculo, fiesta y altos índices de rating. El test definitivo será la final de Copa Libertadores (River-Flamengo), que tuvo que moverse de Santiago a Lima para el 23 de noviembre.

Salto en calidad

La Sudamericana, en su segunda temporada que se juega en año calendario, al incorporar en dos oleadas a equipos que venían de la Libertadores, aumentó en calidad sus partidos, en especial de octavos hacia adelante. Esto, ya se hacía presente en 2018, pero hubo una mayor oleada esta vez, lo que colocó equipos más competitivos en instancias decisivas. Aparte, hubo una apertura en derechos televisivos que le quitó el monopolio a Fox Sports y generó mejores ingresos por este rubro, con la entrada de Directv y de ESPN.