Bielsa, Leeds y sus locuras

Todo tiene un método. Marcelo Bielsa tiene el suyo. Y es infinitamente más grande que sus títulos conquistados. Donde quiera que esté “El Loco” es noticia. Deja titulares, valores, enseñanzas y legiones de seguidores.
A veces títulos, como en el Leeds. Campeón de la segunda categoría inglesa, la Championship, devuelve este equipo a la Premier League. La ciudad le adora. Ya tiene estatuas.
Pero todo tiene, lo dicho, un método. Vamos a contar cosas que ha hecho, que marcan su forma de ser y su forma de impactar a los demás. También alguna anécdota. Tanto en el Leeds, tanto en Athletic. En todas partes.

10-Obsesionado con el vídeo

Una de las locuras más conocidas de Bielsa es su obsesión con el video, siendo seleccionador de Argentina llevo consigo 7000 videos para disputar el Mundial de Corea y Japón, así mismo pasó con cada uno de los equipos a los que llegó a dirigir, es tanta su afición, que transformó un carrito de golf para ponerle una pantalla y un pizarrón durante los entrenamientos.

9-Loco y aislado

Bielsa decidió aislarse por tres meses en un convento, en donde solo se llevo libros de fútbol, no permitió la entrada de celulares y televisión, se dedicaba a leer, comer y dormir, después de los tres meses y al salir de allí, confesó que hubo un momento en que empezó a hablar y responderse solo, de ahí surgió el apodo del el ‘loco’. No fue la última vez que usó un convento o lugar religioso para “refugiarse”. En su estancia por el Athletic Bilbao, también tuvo mucho contacto con las monjas locales y usó no pocas veces sus instalaciones para aislarse.

8-El césped

Una de las obsesiones de Bielsa es el estado del césped en los campos de juego y entrenamiento, así que una de las personas con las que más hablaba en Bilbao era el jardinero que se encargaba del mantenimiento de los campos. Bielsa discutía con él y, a veces, tomaba el rastrillo y le indicaba lo que quería. Dos años después de su marcha de Bilbao, Bielsa aún llama periódicamente al jardinero para saber cómo está. En Leeds fue igual.

7-Compromiso con la hinchada

Al día siguiente de la final de Copa del Rey que perdieron contra el Barcelona, Bielsa llamó a sus jugadores “millonarios prematuros”, los acusó de haber defraudado a la afición y de reírse en el bus mientras miles de seguidores salían defraudados. “Me parece inadmisible, muchachos, movilizar a un pueblo, decepcionar a un pueblo, no estar a la altura de las ilusiones que generaron, porque yo estoy verdaderamente avergonzado de haber decepcionado a la afición del Athletic de Bilbao. Porque no pueden perder de vista, muchachos, que la decepcionamos”. Fue un audio que alguien filtró a la prensa y que quebró la confianza en el grupo.

6-Sentir lo mismo que los hinchas

En sus primeras semanas de trabajo, antes del debut, el DT envió a sus dirigidos a juntar la basura de los alrededores del campo de entrenamiento de club durante tres horas. ¿Por qué? Bielsa calculó que ese es el tiempo de trabajo que le lleva a un aficionado poder pagar la entrada para ver a su equipo, y así le quiso mostrar a su nuevo plantel el esfuerzo que un hincha debe hacer.

Lee también   Goleada del Liverpool que es virtualmente campeón de Premier

5-El famoso SpyGate

Después de las críticas de Lampard por la falta de fair play y tras un duro comunicado de Leeds sobre la «integridad y honestidad» en el trabajo del club, Bielsa brindó una conferencia de prensa en la que confesó que vio entrenamientos de todos los rivales y hasta ofreció una presentación por PowerPoint en la que se encargó con lujos y con detalles de desnudar aspectos de estrategia de sus rivales. La Liga Inglesa de Fútbol (EFL) le abrió una investigación y el equipo fue multado meses después con 260 mil dólares, que los pagó el DT.

4-Un gol “justo”

Fue una de las jugadas más inéditas de la temporada anterior. Leeds, tras un cierre irregular, se quedó sin chances de consumar el milagro del ascenso directo de una forma más que peculiar. Frente a Aston Villa como local, Mateusz Klich marcó el 1-0 en una jugada con polémica por la supuesta lesión del delantero rival Jonathan Kodjia (tendido en el suelo) y Bielsa les pidió a sus dirigidos que se dejaran marcar el empate. Albert Adomah lo hizo casi sin resistencia (solo el capitán Pontus Jansson atinó marcarlo y terminó discutiendo con sus compañeros) y selló un empate insólito. Los hinchas querían matarlo.

3-Una estatua para el loco

Tony Clark, un hincha de 46 años que es director de la compañía Trade Furniture, encargó una estatua de bronce de 75 kilos de Marcelo Bielsa desde Bali, Indonesia, y la donó al club. Además, tras la flexibilización de la cuarentena en el Reino Unido, desde mayo se vieron diferentes fotos de los fanáticos con el DT en la calle. Y eso que aún no se había consumado el ascenso.

2-Cero prensa

Su relación con la prensa quedó marcada a fuego tras la primera gira con la Selección Argentina por Venezuela y Estados Unidos. A esa altura ya había decidido no brindar entrevistas personales para no favorecer a ningún medio, teniendo en cuenta que en su visión era tan importante el canal con derechos de TV que una FM local. Por eso, en esa gira programó un «off the record» de varias horas  en Maracaibo, Venezuela, con los enviados especiales para explicar sus ideas sobre táctica, jugadores y posibles citaciones. Uno de los periodistas, quien no participó del encuentro ni sabía las condiciones impuestas, contó por una radio de Buenos Aires los detalles de la charla, lo que generó que Bielsa jamás volviera a tener un contacto de ese estilo.

1-No le hacen falta títulos

Hay que remontarse hasta 2004, cuando Argentina alzó la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas, para encontrar el anterior éxito deportivo de Bielsa. Y hasta 1998, con el Torneo Clausura ganado por Vélez, para hacerlo en un club. Sin embargo, la grandeza de Bielsa no se mide en números. El «Loco» es un técnico que escapa los parámetros normales de su profesión y que provoca una inmensa corriente de seguidores, sin que interesen demasiado los resultados que consiga. «Deja valores, algo más importante que un título», reiteran sus incondicionales.